Categories ActualidadBaleares - GeneralOpinión

Después de Mos Movem toca Sa Fundació

Palma, 15 de abril de 2018.- El balearismo está viviendo una temporada no muy buena ante los acontecimientos que estamos observando con gran estupefacción e impunidad pero que, de cara al público supone un claro problema a tener en cuenta en vista de la situación social y política tan intensa que estamos viviendo.

El actual director de la Fundación Jaume III y presidente a escondidas de Societat Civil Balear, el brazo social de Ciudadanos, Joan Pons Torres, ha aprovechado su posición dentro de dicha Fundación para acabar con todo aquel que se opusiera a sus órdenes e ir escalando, poco a poco, posiciones hasta lograr una mayoría en el patronato para cargarse a los discrepantes.

También, Joan Pons fue el culpable de la marcha de Manuela Cañadas de la Plataforma Mos Movem, la que fue portavoz de dicha plataforma, en teoría liderada por Úrsula Mascaró, tuvo que salir pitando cuando vió que aquello se convertiría en Societat Civil Balear.

Realmente es una pena que una Fundación tan importante como la Jaume III acabe de esta manera, absorbida por el fantasma del mundo de la política y de los intereses económicos, que no son pocos, de Joan Pons.

Al parecer, Pons miente más que habla, según hemos podido saber, en los grupos de Whats App de Sa Fundació de Menorca y Mallorca va diciendo que solo 2 de las 5 dimisiones que se han producido han sido porque el no cumplía con los objetivos emanados como director. Según Pons, Don Gabriel Barceló, Pep Cursach y Bernat Noguera ya habían comunicado hace varios meses su decisión de dimitir como patronos por “su avanzada edad”. En verdad hay que tener muy poca verguenza para decir tantas calumnias en tan corto periodo de tiempo. Pons se ve abocado a recurrir a la mentira para sostener que “todo va como un tiro”. La verdad es, sin embargo, que cada día que pasa son más las personas que se están dando cuenta de qué pie calza y cuales son sus intenciones. Lo único que queda ahora son los 4 fieles al profeta que, si no fuera porque ellos también buscan sacar tajada del pastel, nadie encontraría explicación lógica a estos idolatrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *