El Ayuntamiento de Llucmajor concedió ayer el Espigolera a Pedro Antich Pons, fundador junto con su esposa, Maria Ferrer Torrens, de la agrupación ‘Aires des Pla Llucmajorer’, en 1959.

Según explicó el alcalde, Éric Jareño, el maestro y director dedicó a la agrupación, «además de su buena atención, la mejor ilusión de su vida, y procuró perfeccionar su estilo. Así, animado por los éxitos obtenidos y siempre pensando en el futuro, creó una escuela de bailes regionales que tendría como finalidad preparar nuevos miembros para la agrupación además de despertar y mantener el interés de los jóvenes por folclore de nuestra isla «.

La agrupación ‘Aires des Pla Llucmajorer’ participa de forma desinteresada en todos los actos de carácter festivo y popular de Llucmajor, especialmente aquellos que son oficiales y organizados por el Ayuntamiento; fiestas de San Miguel y de Santa Cándida, ferias y eventos importantes para el pueblo. «Por lo que estamos profundamente agradecidos», dice el alcalde quien ha remarcado que «han paseado el nombre de Llucmajor por todo el mundo, por todo donde han participado en muestras y bailes».

La concejala de Educación y Cultura, Francisca Lascolas, explicó que el Espigolera es la máxima distinción que otorga el Ayuntamiento de Llucmajor a aquellas personas físicas o jurídicas que hayan realizado acciones que redunden en beneficio del municipio que aporten una especial resonancia o mérito fuera de este.