El PSC se pone del lado de los independentistas en el ataque a Policía Nacional y su trabajo en Cataluña

El Partido Socialista de Cataluña (PSC) se ha puesto del lado de los independentistas en su estrategia de ataque y cuestionamiento del trabajo de la Policía Nacional en esa Comunidad Autónoma, al permitir con su abstención en la votación de uno de los puntos de una interpelación presentada por “Catalunya en Comú Podem” que se prohíba a los Mozos de Escuadra colaborar en orden público con nuestro Cuerpo si se emplean pelotas de goma en las labores de restablecimiento de la convivencia.

El documento sometido a debate en Pleno del Legislativo catalán esta semana incluía un apartado en el que se establece que “en las actuaciones operativas de orden público, se condicionará cualquier colaboración del Cuerpo de Mozos de Escuadra con el Cuerpo de Policía Nacional y la Guardia Civil a que estos Cuerpos no utilicen balas de goma en Cataluña”.

Esta injerencia competencial, puesto que los procedimientos en materia de orden público de la Policía Nacional están fuera del ámbito regulatorio de ese Parlamento, se sacó adelante con 67 votos a favor, 40 en contra y 19 abstenciones. Entre estas últimas, las de los parlamentarios del PSC. Desde el SUP consideramos esa posición una ofensa para los policías nacionales de las Unidades de Intervención Policial (UIP) y las Unidades de Prevención y Reacción (UPR) que defienden la legalidad constitucional en esa Comunidad Autónoma con procedimientos legales, técnicas homologables a las de cualquier democracia europea y capacitación muy por encima de la de cualquier otra Policía.

La interpelación aprobada por el Parlamento catalán vuelve a poner de manifiesto el permanente intento de politizar la seguridad pública, mediante declaraciones e iniciativas que sólo buscan amedrentar a los servidores de la ley y condicionar su trabajo para que la impunidad se abra paso. La tibieza del PSC en este asunto resulta indignante y deplorable y, por tanto, exigimos al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que se posicione públicamente sobre este grave incidente y desautorice al grupo parlamentario que encabeza Miquel Iceta.

Este posicionamiento resulta imprescindible cuando el voto del PSC también ha servido para apoyar apartados de esta interpelación en los que se pide, por ejemplo, revisar la normativa de identificación de los Mozos de Escuadra en el ámbito del orden público (ya se utiliza un número en la parte posterior de los chalecos antitrauma) o abrir una especie de proceso general a todas y cada una de las intervenciones de la Policía catalana en las últimas semanas, tratando así de enmendar su trabajo y ponerlo bajo sospecha.

Desde el SUP piden al PSOE y a su ministro de Interior que cuestionen la actuación del PSC con firmeza y contundencia, puesto que si la cooperación entre Mozos de Escuadra y Policía Nacional ha sido la tónica general desde la activación del dispositivo extraordinario de seguridad en Cataluña, como así ha defendido el Gobierno de Pedro Sánchez, una votación como la defendida por Miquel Iceta cuestiona públicamente ese discurso al prohibir la suma de esfuerzos de dos Cuerpos de seguridad frente al terrorismo callejero.

En la defensa de la legalidad, también la del Estado y la de sus Cuerpos policiales, que se someten a principios de actuación exigentes y jurídicamente incuestionables, no cabe el cálculo partidista y la equidistancia. Y en este caso, el PSC se ha puesto del lado del independentismo y de las antenas políticas del terrorismo callejero.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: