El Ayuntamiento de Palma solo preocupado en subvencionar LGTBI mediante Sonia Vivas

Ficción-Montaje. Cort nunca ha puesto una bandera pro-discapacidad

El Ayuntamiento de Palma destina 73 mil euros a subvencionar el colectivo LGTBI mediante Sonia Vivas, regidora ya conocida por sus ideales en representar al colectivo sin fijarse en otros.

La regidora de Justicia Social, Feminismo se ha «olvidado» una vez más que NO tan solo debe representar y velar por los propios intereses feministas, pues la misma regiduría nombra la Justicia Social, de la que se ve que no forma parte el colectivo de discapacitados de la ciudad.

En un Ayuntamiento en el que nada se invierte en dicha Justicia para discapacitados, se han «invertido» mediante subvención directa 73.000 euros según ha informado Cort en un comunicado. Entre las partidas presupuestarias la regidora ha destacado dos líneas de subvención de 75.000 cada una, dirigidas al colectivo LGTBI y feminista con el objetivo de fortalecer su tejido asociativo pero sin nombrar en ningún caso, y una vez más, al colectivo más desfavorecido de discapacitados.

Crece, por otra parte, la inversión en gestión de la diversidad, que pasa de 20.000 a 30.000 euros a petición de las asociaciones de inmigrantes con el objetivo de dar un empujón a la Feria de las Culturas.

En cuanto a juventud, desde la concejalía se está trabajando en la organización de acontecimientos, iniciativas sociales e incluso en la creación de concursos que permitan acercar el trabajo que hace el Ayuntamiento a los jóvenes que viven en ciudad.

El área seguirá apostando por «llevar a cabo talleres de prevención en igualdad, subvencionar entidades que trabajan con personas que ejercen la prostitución, apostando por la diversidad y para llevar a cabo acciones dirigidas a la gente mayor, las personas migradas y las familias», según el Ayuntamiento.

Así pues, dejan de lado una vez más y sin dar visibilidad alguna a la diversidad funcional, de la que ni se acuerdan ni nombran ni mucho menos aún subvencionan debidamente. Es más, se pone muy en duda que la regiduría y departamentos referentes a la diversidad funcional estén manejados y representados por discapacitados, lo que sería una muestra de igualdad real como la que se obtiene en la regiduría de Sonia Vivas y formando parte ella misma del colectivo LGTBI.

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Palma no dispone de una regiduría de Discapacidad y menos aún con regidores que la llevaran y fueran discapacitados, pero por contra, si existe la de Justicia Social, Feminismo y LGTBI que, tal y como Sonia Vivas relata ella misma en su currículum, se declara lesbiana, por lo que para este colectivo si se ha tenido en cuenta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: