Diecisiete habitaciones de las cuales diez son individuales y puede abastecer hasta 24 pacientes en el Hospital General

El Hospital General ha puesto en marcha hoy la nueva Unidad de Convalecencia B que tiene una superficie de 977 metros cuadrados. El espacio cuenta con 17 habitaciones de las cuales 10 son individuales y donde se pueden ingresar un total de 24 pacientes. Sin embargo, en caso de necesidades asistenciales puntuales, se puede duplicar el número de camas. Las obras de reforma han tenido un coste de 1.252.638,36 euros.

La presidenta del Gobierno, Francina Armengol; la consejera de Salud y Consumo, Patricia Gómez; el director general del Servicio de Salud, Juli Fuster, y el director gerente del Hospital Universitario Son Espases, Josep Pomar, han visitado las nuevas instalaciones de la Unidad de Convalecencia B. 

Durante la visita, Armengol ha destacado la voluntad del Gobierno para mejorar las infraestructuras sanitarias: «Empezamos la pasada legislatura con un proceso intenso de renovación y puesta al día en la ampliación de servicios. Hemos pasado de la época en que se cerraban instalaciones en la época en que se mejoran día a día «. En relación con el aumento de la cronicidad, la presidenta ha valorado que se adapten las infraestructuras a la nueva realidad de las Islas Baleares y que con estas reformas se hace una «apuesta firme» por el Hospital General. 

Por su parte, la consejera Gómez ha apuntado que se trata de un día «muy especial» en el que se ven las mejoras que se han llevado a cabo durante estas legislaturas. «Siempre debemos tener una mirada a medio y largo plazo, y esta segunda legislatura nos da la oportunidad de concluir proyectos muy fundamentales para la población». En concreto, sobre las mejoras del Hospital General, recalcó que se podrá «dar mejor atención, más cercana, más cálida y con unas instalaciones más modernas». 

La Unidad de Convalecencia B acoge pacientes crónicos avanzados (PCA), que ingresan directamente desde la atención primaria, y pacientes crónicos complejos (PCC), que vienen derivados desde Son Espases. Todas las habitaciones son exteriores -con vistas a la plaza del Hospital o en el patio de la sangre-, y cuentan con baño asistido, climatización y cerramientos con aislamiento para ofrecer a los usuarios el confort necesario. 

Esta reforma se enmarca en el Plan de Rehabilitación y Mejora del centro, valorado en tres millones de euros, que incluye un conjunto de actuaciones para mejorar las estructuras y las instalaciones del edificio y para la modernización tecnológica de los servicios del Hospital. Supone volver a invertir en un centro hospitalario emblemático, fundamental para la atención de los pacientes crónicos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: