Cort sigue cerrando los ojos a las múltiples peticiones de Camp Redó

Los residentes de Camp Redó afirman el hartazgo que tienen al ver el incivismo que padece este parque.
El Sr. Tomeu, octogenario y residente en la zona afirma, «no hay un banco vacío y aquí no voy a sacar a mis nietos a jugar, ésto es una vergüenza«. Y es que la convivencia en el parque es imposible, botellas de cerveza, restos de comida, cajetillas de tabaco y colillas se van acumulando en presencia de todos los residentes, e invaden todo el espacio sin dejar un banco vacío.

Hay que recordar que en éste parque hay una zona Infantil, donde en los espacios ajardinados algunos individuos adultos orinan y defecan.
Según el testimonio vecinal, muchos de éstos grupos pernoctan en un albergue municipal cercano, donde también hacen uso de un comedor solidario.
Sería importante que el Ayuntamiento de Palma liderado por el Alcalde Socialista José Hila, pusieran los medios necesarios para que este espacio sea para un uso ordenado, donde los niños puedan jugar y los ancianos puedan utilizar el mobiliario urbano.
Captura de pantalla 2019-12-02 a las 14.29.08 copia.jpg
El Ayuntamiento debe responder.
Los pequeños tienen que poder jugar en su barrio sin tener que convivir con este lamentable escenario. Hay que recordar que Camp Redó sigue siendo un barrio olvidado por el Ayuntamiento de Palma, y prueba de ello es lo que ocurre cada día, tanto en el Parque de Can Simonet como en el Parque de Cotlliure.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: