Érase una vez José Miguel Arenas Beltrán, un cantante de rap español, nacido en Mallorca, de tendencia separatista, comunista, republicana y, sobre todo, muy cobarde. Tras confirmación de la condena, por sentencia de la Audiencia Nacional, de tres años y medio de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, amenazas, calumnias e injurias graves a la Corona a través de sus canciones, José Miguel huyó a Bélgica en mayo de 2018, un día antes de entrar en prisión. El nombre artístico del cantante —si a lo que canta se le puede llamar “arte”— es Valtonyc.

El “arte” de ese fugado consistía en componer letras infames del estilo «queremos la muerte para estos cerdos» y «le arrancaré la arteria y todo lo que haga falta»— refiriéndose a personas de una asociación cívico-cultural no coincidentes con sus ideas —, y “ que explote un bus del PP con nitroglicerina cargada”, «puta policía, puta monarquía”, entre otras muchas lindezas.

Aunque dos años antes había sido procesado y absuelto, en 2017 no le salió bien la jugada y, en 2018, el Tribunal Supremo confirmó la condena de la Audiencia Nacional. La justicia consideró las letras de Valtonyc como “hechos probados”, en una sentencia amparada en la doctrina del Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Valtonyc vive ahora al amparo de otro fugado de la justicia, Carlos Puigdemont, y hasta comparte su abogado. Por algo decimos en las islas aquello de que “no es junten fins que no es semblen”. Hasta el momento, el rapero ha querido “imponerse”, sin éxito, a la justicia española con varios recursos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que los ha desestimado. Según cuenta, vive muy bien en Bélgica, eso sí, sin atreverse a insultar al rey, ni a la monarquía, ni a la derecha ni a los militares que patrullan a diario por la ciudad.

La ahora exconsejera de Cultura, Participación y Deportes del Govern balear, Fanny Tur, en varias ocasiones ha expresado su repulsa por la dureza de la justicia española con la “libertad de expresión” de este delincuente. La misma señora, antes de dejar su cargo en el gobierno de la Sra. Armengol, aprobó una subvención de más de 12 mil euros para un concierto de Valtonyc y sus amigos, dinero que “sacó” de los bolsillos de los ciudadanos baleares, muchos de ellos ultrajados por este fulano. Durante el concierto, sus amigos quemaron una bandera de España, pero la Sra. Tur continúa la operación blanqueo de quien ella denomina el “exiliado” y se lamenta de que los ciudadanos pacíficos y educados, que no insultamos a nadie, la tildemos de sectaria, fundamentalista, malversadora y cómplice.

PLATAFORMA MOS MOVEM, EN MARCHA, LET’S GO

3 comentarios

  1. Este periódico digital da más asco que un pelo de polla en un plato de sopa.

    1. Author

      Gracias por sacar a relucir su capacidad de expresión. Si no le gusta este digital siempre puede dejar de leerlo. Saludos

    2. Anonimo, creo que ese comentario tan asqueroso, solo se le ocurre a alguien a quien le haya pasado 😨😨😨😨😨….

Deja un comentario