El Anteproyecto de Ley de Educación de Baleares, la LEIB, incluye un artículo que pone fin de la inmersión obligatoria en catalán. PLIS. Educación, por favor insta al Martí March
«No sabemos si Martí March tuvo un despiste o juega al despiste, para cumplir formalmente con la LOE-LOMCE, que obliga a considerar vehicular el castellano,  o es que tiene la intención de comenzar el fin de la inmersión, pero lo cierto es que el  artículo 122, letra d) incluye el castellano como lengua vehicular de enseñanza«. Es la primera vez, desde el traspaso de competencias a la Comunidad Autónoma de Baleares, que una norma legal de Baleares cita de forma expresa el castellano como lengua vehicular, siendo parte de los principios del modelo lingüístico a aplicar en todos los centros: «Article 122. Principis del model lingüístic (…) d) L’ús de les llengües oficials com a llengües vehiculars de l’ensenyament en el sistema educatiu de les Illes Balears, garantint que s’usi la llengua catalana, pròpia de les Illes Balears, en el marc normatiu actual de la normalització lingüística«.
Aunque esta referencia no se vuelve a repetir en los artículos que regulan los proyectos lingüísticos, PLIS. Educación, por favor felicita a Martí March por haber dado el primer paso para romper el dogma de la inmersión obligatoria en catalán y para hacer del castellano también una lengua vehicular de materias no lingüísticas y superar definitivamente la actual situación en que, además del catalán, puede ser vehicular cualquier lengua extranjera, con tal de que nunca lo sea el castellano.
PLIS conoce las dificultades que tendrá la Consejería de Educación para sacar adelante el artículo 122, letra d), artículo que, sin duda, molesta a sus actuales socios de gobierno, Podemos y los independentistas de Més, además de a los sindicatos STEI y UOB, que exigirán eliminarlo del futuro Proyecto de Ley. «En este asunto, Martí March tiene nuestro apoyo y le animamos a plantar cara al nacionalismo más recalcitrante, que concibe la inmersión como un dogma sagrado; en Baleares hay dos lenguas y las dos lenguas deben ser vehiculares, que es la mejor manera de garantizar el objetivo de conseguir su pleno dominio sin provocar rechazo hacia ninguna de ellas».
«Sin embargo, somos pesimistas, Martí March terminará diciendo lo que sus socios de gobierno le digan«.