El Aeropuerto de Ibiza acoge un proyecto de arqueología para investigar antiguos asentamientos

Los trabajos de adecuación y modernización del Aeropuerto de Ibiza han sacado a la luz restos arqueológicos que constituirán una importante fuente de información sobre antiguos asentamientos, desde el punto de vista arqueológico y cultural.

Aena, comprometida con la conservación del patrimonio arqueológico, en la ejecución de sus obras de infraestructuras adopta todas las medidas protectoras, con el fin de garantizar la conservación tanto del Patrimonio existente como de los posibles nuevos hallazgos.

Un equipo de expertos en la materia trabaja en el interior de las instalaciones ibicencas, realizando actuaciones de distinta naturaleza de manera simultánea en diversas áreas del Aeropuerto en función del avance de las obras. Estas actuaciones van desde las fases iniciales, consistentes en ensayos no invasivos con técnicas como la de georadar de baja densidad y la realización de catas valorativas, hasta la intervención para el control arqueológico de movimiento de tierras.

Para este cometido, Aena y el Ministerio de Cultura y Deporte ha puesto en marcha un proyecto de investigación del patrimonio cultural en zonas aeroportuarias de la Isla, consistente en un amplio conjunto de actuaciones arqueológicas cuyos resultados permitirán un mejor conocimiento de las costumbres y modos de vida de los grupos humanos que ocuparon antiguamente las áreas del sistema general aeroportuario ibicenco, así como su relación con la explotación del entorno.

La duración prevista de los trabajos es de cuatro años, planificados en cuatro fases que coindicen con las siguientes cuatro temporadas de invierno del aeropuerto, posibilitando así el mejor desarrollo de los trabajos de esta naturaleza y una menor afección al tráfico aéreo.

Los hallazgos hasta el momento muestran una ocupación estable dedicada a agricultura del espacio donde se asienta el aeropuerto, seguramente un puesto de abastecimiento. Su situación estratégica próxima a la costa y a las salinas, y su fácil acceso a rutas locales de comercio, conformaban, junto a Sa Caleta y el antiguo asentamiento de Eivissa, un triángulo de control de todo el Sur de la Isla.

Todos los datos y muestras recogidas con el trabajo de campo, junto al estudio pormenorizado de los restos materiales, que serán conservados en el Museo de Ibiza, quedará recogida en la Memoria Científica de la Excavación, para su divulgación en un futuro próximo.

Publicado en BALEARES, Ibiza y etiquetado , , .

Deja un comentario