Y así será, pues un año más, ante una nefasta preparación de la anual Cabalgata de Reyes de Palma, los que han de hacer uso de muletas, sillas de ruedas, scooter, etc… no han podido disfrutar del clásico desfile por ninguna de las calles por donde pasaban Sus Majestades.

Sin lugares habilitados para poder estacionar lo más cerca posible si se accedía con vehículo particular con la debida autorización «azul» (pero si para algún mini bus adaptado para las asociaciones, que se ve que tienen más derechos), puesto que la Policía Local no permitía ni el paso y mucho menos el estacionamiento ni en calles aledañas al desfile. Sin lugares en primeras filas para que los que «miden» 1 metro menos que el que puede estar en pie pudieran ver pasar las carrozas y tener el mismo derecho que el propio Ayuntamiento palmesano arrebata a la diversidad funcional.

Recibiendo órdenes de algún que otro agente de Policía Local de retirarse más atrás (de una quinta o sexta fila) para poder dejar salir a todo aquel que ya había podido disfrutar del pase, forzando también que ni se pudiera intentar al menos, seguir a las carrozas.

Esta es, una vez más, la nula visibilidad que se da al colectivo por parte del Ayuntamiento de Hila, pero no sin quedar exenta de culpa los que tienen una responsabilidad para con todos, la oposición, la que se ve que tampoco ha «caído» en forzar al Ayuntamiento a tener al colectivo en cuenta, no solo para tener 200 plazas reservadas en Cort para discapacitados, sino para poder disfrutar por cualquier parte del recorrido de Merchor, Gaspar y Baltasar, quedando así pues, todos culpables, del nefasto desfile palmesano de Sus Majestades Los Reyes Magos de Oriente.

Política sin discapacitados capaces en sus filas, no se puede esperar más.

Deja un comentario