El Alcalde de Palma José Hila (PSOE) ningunea a las entidades vecinales en Camp Redó al no avisar de su visita

Publicado por

Ayer lunes día 10, el Alcalde José Hila, acompañado de la Regidora de urbanismo Neus Truyol y la Regidora de infraestructuras Angélica Pastor, visitó las obras paralizadas en mayo de 2019, y que han vuelto a poner en marcha en el espacio público de las viviendas sociales en Camp Redó.

Desde la Avv Camp Redó Can Roig y la Plataforma Salvem Camp Redó, quieren mostrar su indignación al no ser avisados para poder compartir impresiones al respecto. Hay que recordar que estas obras ya fueron anunciadas a finales de 2018, puestas en marcha en enero de 2019 y paralizadas en mayo del mismo año. Las obras ya contaban con un presupuesto de hace dos años y que el Alcalde José Hila vuelve a comunicar como novedad.

Desde la Plataforma Salvem Camp Redó entienden que las obras en espacio público son muy necesarias y las agradecen, pero sin olvidar que el área de Infraestructuras del Ayuntamiento de Palma las paralizó, dejando socavones y tramos muy peligrosos después de instalar las acometidas y abandonar las actuaciones. Los vecinos han estado más de once meses esquivando los desperfectos ocasionados por las obras abandonadas donde han habido caídas y lesiones.

En referencia a las inversiones, actuaciones y cumplimientos anunciados por el Sr. Hila.

Cort ha rechazado dar la subvención a más de 45 comunidades por no reunir requisitos. De las 64 comunidades que hay aproximadamente en los bloques, solo 32 están establecidas, del resto, solo 14 han optado a una subvención para poder reparar las fachadas y escaleras.

En la zona hay un centenar de viviendas públicas repartidas en éstos edificios y que muchas de ellas están tapiadas, otras tienen humedales y con desperfectos en las instalaciones eléctricas según informaron algunos de sus moradores en un programa de Tv. IB3. La presidenta Francina Armengol manifestó ceder las viviendas de IBAVI al Ayuntamiento, ya que informó de que este contemplaba «un plan integral y era mejor que Cort se hiciera cargo de las más de 40 viviendas que IBAVI tienen éstos bloques», algo que Cort rechazó porque las quería sin cargas y sin obras que acometer.

Sobre la inversión de 1,2 millones que Cort anuncia, ‪600.000‬ € corresponden a la expropiación de un edificio de 32 viviendas, donde había una parte del Govern Balear y de entidades privadas, que supuestamente han tenido que llegar a un acuerdo económico, por lo que esa partida económica no será una inversión para la zona.

Hay que recordar que esta zona de Camp Redó tenía aprobado un Plan de Rehabilitación Integral ARE 46/01, del que el propio Alcalde propuso activar en su campaña de 2015 y que después de cinco años de gobierno lo han ido descartando, justificando actuaciones que en ningún momento han transformado o mejorado la zona, llegando a incumplir su programa.

Los pasajes y alrededores público/privados están descartados del proyecto de mejoras, y por su estado son un verdadero peligro para muchos de sus residentes, ya que sus socavones y charcos son un problema cuando llueve, sobre todo para los ancianos y personas con movilidad reducida.

Los espacios públicos que pretenden dejar, son zonas que después carecen de limpieza, adecuación y atención como han hecho con un solar, tras el derribo del bloque Xlll y seguramente harán lo mismo con el nuevo espacio tras el derribo del bloque Vlll, llegando hasta retirar dos baterías de contenedores de basura en el espacio central.

La zona presenta una degradación al más alto nivel, donde no parece que se vaya a resolver en esta segunda legislatura que repite el actual equipo de gobierno de Cort, formado por MES, Unidas Podemos y PSOE.

Desde la Plataforma Salvem Camp Redó y la Asociación Camp Redó Can Roig, van a solicitar una Audiencia con el Alcalde José Hila en conjunto con urbanismo e infraestructuras, con la esperanza de que les quiera recibir, ya que ha manifestado en diferentes ocasiones que él no piensa sentarse con las entidades vecinales de la zona de Camp Redó.

Se observa el estado de los pasajes, donde los charcos son un obstáculo para que las personas mayores o con movilidad reducida puedan acceder a sus portales. Cort descarta actuar en los cuatro pasajes, donde residen casi 400 familias, que incluyen también inquilinos del IBAVI y del propio Ayuntamiento de Palma.

Se aprecia el estado actual de las aceras, donde en mayo de 2019 se abandonaron las actuaciones después de instalar las acometidas por Infraestructuras y dejar los tramos en situación de peligrosidad.

Se observan las viviendas públicas tapiadas desde hace más de 12 años, sin que Cort y Govern Balear las hayan derivado al alquiler social, donde dan humedales y problemas al resto del vecindario.

Se observa el estado de muchas de las fachadas, donde sus residentes según informaron, han sido incapaces de subsanar la fachada y escaleras, ya que la falta de colaboración del propio IBAVI y financieras han hecho imposible acordar las mejoras, algo que Cort conoce y mira hacia otro lado.

Deja un comentario