Ni odio ni miedo a la libertad

Publicado por

Libertad, palabra grande que define esa facultad natural de la persona de obrar de una determinada manera o de no obrar y por la que, a su vez, se hace responsable de sus actos. Palabra que alude a derechos como el de manifestar ideas, opiniones o informaciones. Facultad —derechos— que, por otro lado, pretenden anular los que buscan imponer a la sociedad otra lengua, ideologías nacionalistas o políticas de ingeniería social.

El año pasado, unos estudiantes del IES de Ferreríes, con el apoyo de un grupo de ideología política de izquierdas, pintaron un mural con una serie de consignas relacionadas con su pensamiento. Hace unas semanas, una nueva plataforma solicitó permiso al Ayuntamiento de Ferrerías para pintar un mural con lemas de distinta ideología. A los pocos días, los jóvenes izquierdistas expresaron su repulsa en Es Diari a lo que ellos consideran un atrevimiento de los contrarios. Esta repulsa hacia las ideas ajenas no causó ni sorpresa ni polémica pública alguna.

El mensaje del mural izquierdista en Ferreríes fue respetado, a pesar de provocar disgusto a una parte importante de la sociedad. Pero los jóvenes menorquinistas de izquierdas se consideran legitimados para dictaminar que la solicitud del otro grupo de hacer un mural que refleja una ideología política diferente es una osadía, según ellos, movida por el odio.

Es posible que esos jóvenes de izquierdas estén tan ofuscados por su sectarismo que no se percaten de que odio es lo que ellos destilan hacia todos los que no pensamos igual, los que abogamos por el bilingüismo y la libertad de elección de lengua (español y balear), los que nos oponemos al adoctrinamiento, los que estamos orgullosos de ser españoles —independientemente de nuestro lugar de origen—, en fin, los que queremos convivir en paz y auténtica democracia.

Aunque en Mos Movem no tengamos relación con la iniciativa del nuevo mural, desde aquí decimos a estos jóvenes izquierdistas que la gran mayoría de menorquines, nacidos aquí o residentes, no odiamos —ni a ellos—, que España es un Estado de Derecho, una de las 20 democracias plenas reconocidas por prestigiosos índices internacionales, que tenemos una Constitución plagada de garantías a la libertad, a la igualdad, al pluralismo político y a los derechos de la personas y que queremos vivir exigiendo y disfrutando el mismo respeto que ellos exigen para sí mismos. Vaya la misma declaración para el Ayuntamiento de Ferreríes.

#Mosmovem

Deja un comentario