La estabilidad del mercado inmobiliario mallorquín  ofrece sólidas oportunidades de inversión

La estabilidad del mercado inmobiliario mallorquín ofrece sólidas oportunidades de inversión

El mercado inmobiliario de Baleares mantiene su condición de valor refugio para los inversores. En 2019, el volumen de transacciones inmobiliarias en el mercado balear ha vuelto a crecer hasta alcanzar un máximo de 4.000 millones de euros, una cifra de la que los compradores extranjeros han acaparado el 40%, hasta un volumen de 1.600 millones de euros. En particular, Mallorca se ha convertido en un imán para gran parte de los compradores e inversores internacionales. «La isla es conocida por su magnífica calidad de vida, unos precios estables y una economía fuerte.

Poco a poco, vemos que la disponibilidad de viviendas en el mercado vuelve a estar en línea con el nivel de demanda», asegura el director general de Engel & Völkers en las Islas Baleares, Florian Hofer. Con unos ingresos anuales de 470 millones de euros, la empresa inmobiliaria ha reforzado aún más su posición de liderazgo en el mercado mallorquín. Engel & Völkers, que opera con éxito en la isla desde hace 30 años, tiene en la actualidad una cuota del 30% del mercado inmobiliario realizado con clientes internacionales. Los ciudadanos alemanes constituyen actualmente el mayor grupo de compradores (60%), seguidos de los españoles (12%), británicos (10%), suizos (5%) y escandinavos (4%).

Precios estables en el suroeste y en Son Vida

Las ubicaciones premium del suroeste se sitúan entre las direcciones más caras de la isla: Port d’Andratx, Santa Ponsa, Bendinat y Portals. Los precios de las villas en el exclusivo puerto de Andratx alcanzaron de media los 4,3 millones de euros en 2019. Las propiedades en las laderas de las colinas y las nuevas construcciones de la más alta calidad con vistas al mar son las más demandadas y se observa una preferencia hacia una reinterpretación moderna de la arquitectura mediterránea, con amplias zonas de vivienda al aire libre, terrazas y jardines. En el lujoso Son Vida, el interés se centra en las residencias modernas de nueva construcción con un diseño vanguardista y con acceso directo al campo de golf. El precio medio de venta de estas propiedades se situó en los 4,7 millones de euros el año pasado.

Ventas rápidas en los apartamentos de la capital

Palma de Mallorca se ha convertido en una de las ciudades más atractivas de todo el Mediterráneo, con un volumen de transacciones inmobiliarias de alrededor de 1.000 millones de euros en 2019.

Entre los principales lugares de la ciudad se encuentran el barrio de Génova y el casco antiguo, donde el precio medio de venta de los apartamentos es de 800.000 euros. Los posibles compradores se sienten especialmente atraídos por las propiedades de nueva construcción o reformadas.

Además, existe un gran interés en las residencias que ofrecen soluciones sostenibles y ecológicas sin comprometer la calidad de los acabados y el diseño contemporáneo. El alto nivel de demanda de los apartamentos en Palma ha reducido el plazo de venta de tres a seis meses.

Precios medios elevados en todos los municipios

Los compradores atraídos por la Mallorca más rural buscan propiedades en las localidades costeras tradicionales y en los pueblos históricos del oeste de la isla. Las villas y fincas en la región entre George Sand, Deià y Port de Sóller alcanzaron un precio medio de 3,5 millones de euros en 2019. En el norte, los precios de las villas en Pollensa y Alcudia se sitúan entre los 1,5 y 2,5 millones de euros. Por su parte, en el noreste, en las zonas más prime alrededor de Colonia St. Pere y Artá, las villas con un coste medio de 1,7 millones de euros ofrecen potencial de revalorización. Se trata de una zona donde existe un creciente interés de los clientes franceses.

La región alrededor de Cala Blava y Son Veri Nou, en el sur de Mallorca, registró precios medios de 1,85 millones de euros con una clara tendencia al alza, lo que la hace muy interesante para los posibles compradores. En el sureste, en las zonas de alrededor de Santanyí, Alquería Blanca y Porto Petro, las villas tienen un precio medio de 1,65 millones de euros. Por último, en el centro de la isla, las propiedades más caras se ubican en Santa María y Alaró, donde las villas alcanzan un precio medio de 1,8 millones de euros.

La demanda permanecerá elevada entre los compradores privados e inversores

«La tendencia al alza de los precios en los últimos años proporciona a los propietarios la seguridad de que sus viviendas mantendrán su valor», asegura Florian Hofer. Además, el creciente interés por el turismo de calidad está dando lugar a continuas inversiones destinadas a mejorar las infraestructuras de la isla. En particular, Palma se encuentra actualmente en proceso de regeneración con la importantísima inversión destinada a la ampliación del puerto deportivo de lujo de Club de Mar, así como en la puesta al día del paseo portuario de la ciudad y de la zona de la Playa de Palma. Además de numerosos proyectos destacados en el casco antiguo, como la construcción de varios complejos residenciales de primera calidad en el barrio de Bonanova. Con todo ello, la región que rodea a Palma y otras localizaciones de la isla balear van a aumentar su popularidad, con el consiguiente incremento de precios en el futuro.

Además, el Parlamento balear ha anunciado una mayor regulación del sector inmobiliario para 2020. Engel & Völkers ha desempeñado un importante papel en el establecimiento de la nueva Asociación balear inmobiliaria nacional e internacional (ABINI), cuyo objetivo es ayudar a las autoridades a garantizar un mercado sano y estable a largo plazo.

* Imágenes de Engel & Völkers

Deja una respuesta