A ti, compañero

A ti, compañero

A ti compañero,

Hoy más que nunca estás dando todo de ti. Servicios intensos viendo como muchas personas, demasiadas, se apagan, estás llevando medicamentos y material a nuestros compañeros sanitarios, ayudando a personas que, a pesar de haber construido el país que hoy disfrutamos, tienen una pensión tan pequeña que no les da para comer, llenándoles un carro de comida con dinero de nuestro propio bolsillo o llevándole la compra a sus casas, animando a los que el día de mañana serán el futuro de nuestra Patria a través de nuestros megáfonos, con un cumpleaños feliz o bailándoles sus canciones favoritas para que, no solo pasen este encierro con alegría sino para enseñarles en vivo que estamos para AYUDAR a todos los ciudadanos.

Se que hay momentos en los que por mucha entereza que mostremos, debajo de nuestro Benemérito uniforme sufrimos con el sufrimiento de los ciudadanos, reímos cuando superan este maldito virus y una parte de nosotros se va con aquellos que pierden la guerra contra éste. Muchos, demasiados compañeros y hermanos de esta Benemérita familia se han presentado en su nuevo destino, y con su primer tiempo de saludo ante la Virgen del Pilar y nuestro Padre, están ya patrullando las murallas del reino de los cielos, velando por nosotros y acompañándonos en cada servicio aunque no los veamos.

Hoy te escribo y dedico esta canción para que, en esos momentos en los que te encuentres exhausto y decaído, recuerdes que eres uno de los pilares que sostienen nuestra Patria, que desde las terrazas todos nuestros ciudadanos, hasta aquellos que antes no nos querían, nos aplauden y entienden al fin que siempre antepondremos nuestras vidas por las suyas, estando ahí en la calle como siempre, expuestos a todo para proteger a todos, depositan toda su confianza en nosotros, y si nunca hemos fallado a nuestro país hoy no vamos a empezar a hacerlo, al contrario, mostraremos una vez más de la pasta que estamos hechos, que esto no es un trabajo sino una forma de ser y una forma de vivir, demostraremos nuevamente que la Guardia Civil muere pero nunca se rinde, por nuestras familias, por nuestros ciudadanos, por nuestra vocación y por nuestro honor.

Cuídate contra este virus despreciable, pues no puedes caer, muchas personas dependen de ti. Levántate de ahí donde te encuentras apagado, alza la vista al cielo y recuerda que arriba están tus hermanos animándote a luchar contra el virus que los derrotó, en esta familia ya sabes que nadie lucha solo.

Estoy orgulloso de ti mi querido compañero, somos hombres y mujeres de un espíritu forjado en el duro yunque de la milicia y ahora la Patria nos necesita más que nunca, adelante, sigamos trabajando, SIEMPRE FUERTES!

*G.C. Carlos Padilla a todos mis compañeros independientemente del color del uniforme que vistan.

 

Esta entrada tiene un comentario

  1. Avatar
    Oswaldo César

    Muy motivadoras tus palabras para todos los hombres de uniforme que hoy luchan y nos protejan.
    Todos tenemos que reflexionar donde y qué queremos hacer después de esta horrible pandemia, que se lleva a nuestros mayores, abuelas y abuelos
    Que Dios los tenga en su gloria !

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.