El Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) ha presentado una hoja de comunicación de riesgos ante el recorte de material de protección que la dirección de la Residencia Bonanova ha llevado a cabo entre sus profesionales Técnicos en Cuidados de Enfermería (TCE).

En los módulos de asistidos, donde trabajan dos TCE por turno para atender a 20 residentes, se ha reducido el número de guantes a 200 para todos los turnos, cuando los profesionales deberían contar con 440 pares diarios para realizar con seguridad la asistencia fundamental de los usuarios, y 70 más para imprevistos o para otros profesionales que también tienen contacto con los residentes, como enfermeras y celadores.

Los Técnicos en Cuidados de Enfermería realizamos todas las actividades cotidianas de la vida diaria de los residentes, que pasan por la higiene, los cambios posturales, la ingesta de alimentos, el cambio de pañal… Es evidente que nuestro contacto es directo y cercano, por lo que el material de protección debe ser suficiente y de calidad para garantizar nuestra seguridad y, por supuesto, la de los residentes.

 “200 pares de guantes en cada módulo para cubrir todos los turnos y los imprevistos es una cantidad significativamente inferior de la que realmente se precisa, por ello desde SAE exigimos a la Dirección que recupere la dotación establecida inicialmente de 440 pares, pues de lo contrario, estará poniendo en riesgo de contagio a profesionales y residentes. Es indignante que, tras seis semanas de crisis sanitaria, aún tengamos que estar mendigando medidas de protección adecuadas, pero desde SAE seguiremos luchando para que se garantice la salud y seguridad de los trabajadores”, explica Alejandro Juan Alonso, secretario de Acción Sindical de SAE en Baleares.

A %d blogueros les gusta esto: