El Ayuntamiento de Inca ha aprobado hoy, durante la Junta de Gobierno, la realización de cambios legislativos para ampliar y flexibilizar los plazos de ejecución de obras en el municipio. Así pues, esta medida nace con la voluntad de paliar las cargas que la crisis sanitaria por Covidien-19 provocará los promotores y constructores. «Nuestra intención es adaptar la normativa a la situación actual e intentar dar facilidades para que el sector de la construcción pueda desarrollar seca actividad con normalidad y contribuir así a reactivar la economía local», señala el concejal de Urbanismo, Andreu Caballero.

Por un lado, el consistorio inquero ha acordado iniciar la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) para modificar el plazo máximo de ejecución de las obras, el cual actualmente está fijando en 24 meses, y ampliarlo a 3 años, de acuerdo con lo establecido en el artículo 154.2 de la LUIB. Por otra parte, se han acordado flexibilizar los plazos de presentación del proyecto de ejecución en aquellos expedientes con licencia de básico otorgada y afectados por la situación de crisis sanitaria. Asimismo, se adaptará también la concesión de prórroga respecto a licencias ya concedidas y con el plazo de ejecución ya agotado.

De forma paralela, el departamento de urbanismo ha trabajado decididamente durante el estado de alarma, para agilizar los trámites de concesión de licencias y ha otorgado durante estas semanas una veintena de licencias de obra mayor. «Hemos hecho un esfuerzo importante para priorizar la concesión de licencias de obras y acelerar todas las gestiones con el fin de dinamizar la construcción y favorecer la actividad económica de la ciudad.

Por último, recordar que el Ayuntamiento de Inca se encuentra inmerso en el diseño de un plan de reinicio de la actividad económica y social del municipio. En el marco de este plan se han desarrollado ya importantes actuaciones de carácter social destinadas especialmente a ayudar a las familias en situación vulnerable y con menos recursos. Además, se aprobó también ya un paquete de medidas de carácter fiscal para ayudar a familias, autónomos y empresas frente al Covidien-19.

La tercera parte de «reinicio Inca» consiste en un plan de impulso a la economía, que se está desarrollando actualmente. En este punto se incluye el acuerdo hoy aprobado, para flexibilizar los plazos de ejecución de obras para impulsar la reactivación del tejido comercial y empresarial del municipio.

A %d blogueros les gusta esto: