El alcalde de Llucmajor, Éric Jareño, ha reclamado al Gobierno de las Islas Baleares, medidas económicas concretas para hacer frente a la crisis derivada de la Covidien-19 además de la «libertad financiera necesaria» para que los ayuntamientos puedan desarrollar actuaciones para ayudar a ciudadanos y los respectivos tejidos empresariales.

En una reunión por videoconferencia mantenida este miércoles con la presidenta del Gobierno, Francina Armengol y los primeros ediles de los municipios de Mallorca con un mayor número de núcleos de población como Calvià y Marratxí, además de la participación de la presidenta del Consejo de Mallorca, Catalina Cladera y el presidente de la FELIB, Antoni Salas, el alcalde llucmajorer hizo extensible «la necesidad de tomar medidas que permitan aliviar las tasas como las de incineración y residuos y flexibilizar los trámites de la administración pública en el momento de otorgar licencias de obra «.

Además de pedir actuaciones concretas destinadas a ayudar a las pymes y autónomos, Jareño apostó por aumentar los contratos menores y fomentar la obra pública como medida para la creación de puestos de trabajo y reactivación económica.

«Está claro que lo primero de todo son las personas y su bienestar pero consideramos de capital importancia la reactivación económica para que las pymes, comercios, autónomos y trabajadores del sector servicios no sufran carencias que los obliguen a asistir a los Servicios Sociales municipales y puedan mantener su poder adquisitivo y la calidad de vida de sus familias «, dice el alcalde.

A %d blogueros les gusta esto: