Los baleares aumentan el consumo de pantallas 4,5 horas diarias durante el confinamiento

Con la llegada del coronavirus, hay una contaminación que no ha parado de aumentar en este periodo: la contaminación de las pantallas o Screen Pollution. Según los datos extraídos del estudio de Multiópticas «Screen Pollution: Las pantallas y el confinamiento», un 86% de los baleares asegura hacer un mayor uso de dispositivos con pantallas desde que están confinados. En concreto, ahora pasan 14,8 horas al día mirando pantallas, lo que supone un incremento de 4,5 horas diarias respecto al mismo periodo del año anterior.

En particular, este aumento se ha producido sobre todo por el mayor uso del Smartphone (1,67 horas más al día), de la televisión (1,36 horas más al día) y del ordenador (1 hora más al día). 

De este modo, este estudio busca visibilizar la relación que hemos entablado con las pantallas durante la crisis sanitaria y nuestra forma de consumirlas. «Como pioneros en hablar de Screen Pollution y fieles a nuestro compromiso con la salud ocular, desde Multiópticas queremos seguir impulsando la concienciación de un uso responsable de las pantallas. Estos datos revelan que podemos jugar un papel relevante a la hora de señalar una problemática, de incentivar la prevención y de introducir ciertas rutinas y hábitos que regulen nuestra relación con los dispositivos y evitar así que nuestros ojos salgan perjudicados», ha declarado Carlos Crespo, Director General de Multiópticas. 

Sin duda, la Covid-19 ha dado lugar a reinventarse y a hacer un uso mayor de las pantallas en acciones que antes no eran costumbre. Por ello, Multiópticas ha querido conocer qué actividades que antes no se desarrollaban delante de ellas se han visto incrementadas. Pues bien, la mitad de los baleares (50%), han comenzado a hacer videollamadas; un 30% ahora usa las pantallas para hacer deporte, cosa que antes no hacía; un 22% las utiliza ahora para hacer las tareas escolares; en torno al 18% las usa para cocinar o un 16% para informarse y seguir la actualidad desde su Smartphone, entre otras.

El consumo de pantallas de los más pequeños

Si bien es conocido que los niños y los jóvenes interactúan con varios tipos de pantalla desde edad temprana, los padres baleares con niños menores de 18 años afirman que sus hijos han pasado de 2,97 horas de media al día a 3,40 horas, es decir 0,8 horas al día más. 

En este sentido, María José Abad, responsable de contenidos de Empantallados.com, plataforma con la que colabora Multiópticas y está compuesta por numerosos expertos en educación y tecnología que tiene como objetivo involucrar a los padres y madres para acompañar a sus hijos en el mundo digital, ha señalado que es especialmente importante en esta época de confinamiento que «con respecto a los menores, haya unas normas de uso de pantallas en casa, con un horario; y un equilibrio entre el ocio con pantallas y sin pantallas».

Problemas de visión

El nivel de luminosidad de las pantallas, la distancia a la que consumimos los contenidos audiovisuales o la ergonomía visual a la hora de estar frente a un dispositivo son factores que pueden causar alteraciones oculares. En concreto, un 62% de los baleares asegura haber notado alguna molestia ocular durante el confinamiento por el uso excesivo de pantallas.

En particular, las principales molestias que han notado los baleares por el uso de pantallas son dolor de cabeza (22%), seguido del escozor de ojos (28%), la sequedad ocular (16%), la dificultad para enfocar (20%), el enrojecimiento de los ojos (20%) o el empeoramiento de la visión (16%).

El compromiso y las recomendaciones de Multiópticas

Como compañía volcada en el cuidado y la preservación de la salud visual, es fundamental poner el foco en la relación que se ha establecido con los dispositivos con pantallas, de concienciar a la población y subrayar la necesidad de realizar un consumo responsable. Por ello, la compañía recomienda:

1. Autoevaluación. Es importante ser consciente del uso que hacemos de las pantallas en nuestro día a día. 

2. Crear un plan personal de uso digital, sobre todo, determinando para qué se quiere usar cada uno de los dispositivos. 

3. Buscar aliados. Incorporar recursos para medir, definir tiempos y buscar espacios de desconexión. 

4. Parpadear voluntariamente con frecuencia. Eso evitará la sequedad y la fatiga ocular.

5. Hacer descansos cortos pero periódicos, levantando la mirada y desenfocando la pantalla

6. Utilizar lubricantes oculares, tipo lágrimas artificiales, para prevenir el ojo seco secundario.

7. Buscar la distancia adecuada de las pantallas. Lo ideal es situarnos a una distancia de entre 35 y 50 cm para pantallas pequeñas (móvil, tablet), y a un mínimo de 55 cm para otras pantallas fijas.

8. Añadir filtro de luz azul en el caso de que llevemos gafas graduadas.

9. Si eres padre, da ejemplo. No conviene dirigirse a los hijos mientras se está usando el móvil.

10. En menores de 21 años, promover que el uso de pantallas fuera del horario escolar se realice en horas sin sol, para evitar que esa utilización de pantallas en sitios oscuros impida realizar otras actividades bajo luz natural.

11.Fijar un día a la semana de ‘detox de pantallas’, en el que las pantallas se queden aparcadas, planteando alternativas de ocio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: