Los paralímpicos españoles se reinventan para los nuevos Juegos de Tokio, en 2021

La pandemia provocada por el Covid 19 ha sacudido todos los rincones de nuestra sociedad y en el ámbito del deporte paralímpico ha provocado una circunstancia nunca antes dada en la historia: los Juegos Paralímpicos se aplazan un año Tokio 2020 se celebrará del 24 de agosto al 5 de septiembre de 2021. Ante este panorama, no queda otra opción que reinventarse, y los deportistas paralímpicos son especialistas en ello.

En el mes de marzo, en los primeros días de la crisis y en los que todavía no se había decidido el aplazamiento de los Juegos, se decretó el confinamiento de la población y los deportistas no podían dejar de entrenar, pero tenían que hacerlo en sus casas. El Comité Paralímpico Español (CPE) se planteó responder con rapidez y estableció un plan de contingencia que permitiera a los deportistas incluidos en el Plan ADOP continuar con sus entrenamientos.

Así, y gracias a la colaboración de empresas como Go Fit o Matrix y a un importante esfuerzo logístico por parte del equipo de gestión del CPE, se entregó en los domicilios de un centenar de deportistas pesas, máquinas de remo, ergómetros, bicicletas, rodillos, cintas de correr, material de fuerza, etcétera. Con ello, se consiguió dar respuesta a la práctica totalidad de las solicitudes recibidas.

Cuando llegó el anuncio oficial de que los Juegos Paralímpicos se aplazaban un año, el CPE garantizó el mantenimiento del pago de las becas actuales a todos los deportistas, deportistas de apoyo, entrenadores y seleccionadores del Plan ADOP. 

El siguiente paso de este plan #ParalimpicosEntrenanEnCasa fue el refuerzo de los servicios del Plan ADOP mediante el desarrollo de una plataforma online y telefónica que permite que médicos, psicólogos, nutricionistas, fisioterapeutas, fisiólogos y técnicos responsables continúen asesorando y haciendo el seguimiento de los deportistas desde una perspectiva multidisciplinar. El desarrollo e implementación de esta plataforma se logró gracias a la aportación de la empresa tecnológica Netboss Comunicaciones. 

Y cuando llegó el momento de empezar a entrenar fuera de sus domicilios, las ayudas a los deportistas se complementaron con el reparto de un kit de material de seguridad y control compuesto por cinco mascarillas FFP2 (reutilizables), 100 guantes de nitrilo, un gel hidroalcohólico de 500 ml., un pulsioxímetro (mide la saturación de oxígeno, que es un indicador adelantado de posible contagio por Covid 19) y un termómetro para controlar la temperatura corporal. Este material se entregó a domicilio a los 150 deportistas incluidos en el Plan ADOP. 

Además, el Servicio Médico del CPE estableció un sistema para mejorar el seguimiento sobre los deportistas en todo lo relacionado con el Covid 19, con controles diarios mediante un cuestionario on-line, y se les hizo llegar un protocolo de actuación para la vuelta a los entrenamientos en condiciones de seguridad.

Con la reapertura de los Centros de Alto Rendimiento y la vuelta poco a poco a los entrenamientos normalizados en los clubes y lugares habituales de preparación de cada uno, queda por delante un año largo para afrontar un nuevo reto: Tokio 2020, pero en 2021.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: