El General del Rey – Parte II

Mi abuelo paterno, fue integrante de la Guardia Real, del Rey Alfonso XIII – Mi padre, su primogénito, fue bautizado en San Francisco el Grande, como correspondía a los Infantes y a los hijos de la Guardia Real. Mi tío Valentín, nació en Barcelona, pero desde muy pequeño se consideró monárquico. Y yo, a los ocho años, jugando, al abrir una cómoda y descubrir el uniforme real de mi abuelo, creo que también, como mi tío Valentín, me convertí en monárquico.

En 1978, culminó la Transición Española, ejemplo para todas las democracias modernas. Se perdonaron los hermanos y se enterraron las rencillas de nuestra desgraciada Guerra Civil. Los que nacimos en los 40, fuimos Notarios Mayores de nuestros padres y de los hechos acaecidos, en aquella contienda. Yo perdoné, al igual que mi padre, el asesinato vil, de mi tío Valentín, a manos de los pistoleros de Luis Companys, por ser católico, monárquico y estar a las ordenes del General Goded. Yo perdoné, que mi tío Antonio, hermano pequeño de mi madre, tuviera que sufrir cautiverio en las playas de Argés. Luego fu rescatado por el Partido Comunista de Toulouse, pero jamás pudo regresar a España. Yo perdoné, que mi padre sufriera cautiverio en el penal de Cádiz, por haber sido movilizado por el Frente Popular y enrolado a la fuerza, en el ejército republicano. Todos nos perdonamos a todos…….y continuamos con nuestra Sociedad del Bienestar, alumbrada en los 60 y bendecida por la Transición del 78, lo que nos deparó el periodo más largo de PAZ en España, de la era moderna……..hasta el 11 de Marzo de 2004, en donde nuevamente un Golpe de Estado, del siempre traidor y criminal, P.S.O.E., más el advenimiento al poder de los siniestros, Zapatero y Rubalcaba y ahora, Sánchez, nos han devuelto a los peores escenarios posibles. Al guerra-civilismo, al separatismo traidor catalán y vasco y al más abyecto comunismo, con personajes tan siniestros como Iglesias Turrión, emulo de los no menos siniestros, Largo Caballero e Indalecio Prieto, promotores principales de la Guerra Civil. Yo perdoné, pero no he olvidado que, sujetos tan siniestros como los que ahora se han aupado a la Presidencia del Gobierno, fueron los causantes del mayor desastre de nuestra historia reciente.

En la cabecera, foto de mi tío Valentín, que data de Abril de 1936, tres meses antes de ser asesinado vilmente, por los pistoleros, del no menos asesino, Luis Companys. Contaba en ese momento con tan solo 21 años de edad y estaba cumpliendo el Servicio Militar Obligatorio, a las ordenes del General Goded.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: