SAE Baleares exige la subida salarial real del 2% para los profesionales

Tras finalizar el estado de alarma, desde el Sindicato de Técnicos de Enfermería han señalado en numerosas ocasiones la necesidad de gratificar a los profesionales sanitarios con una dotación de personal adecuada, salarios dignos y recursos materiales apropiados y suficientes. Si bien agradecen los reconocimientos y homenajes oficiales, hacer frente a esta pandemia requiere de compromisos serios e íntegros con la Sanidad y sus profesionales y no sólo de buenas palabras.

Sin embargo, el anuncio realizado por el Govern en la última Mesa de Negociación de los Empleados Públicos -celebrada en agosto, un mes inhábil para la Administración-, ha puesto de manifiesto, una vez más, la falta de dignidad y responsabilidad de los políticos al anunciar, sin ningún tipo de negociación previa, un recorte salarial a los funcionarios; de esta manera, se aplicará el 2% de subida en las retribuciones básicas, pero bajará en el mismo porcentaje los complementos autonómicos, dejando así sin efecto una subida real.

A este nuevo varapalo económico a los profesionales sanitarios se suman la bajada de salario que sufrieron en la anterior crisis y que aún no han recuperado, la pérdida de la jornada de 35 horas, que sigue sin restablecerse, y el parón de los procesos de carrera profesional, ya que aún estamos pendientes de la sentencia de la denuncia que se interpuso en el anterior proceso y de que se abran nuevas convocatorias –pendientes 2018, 2019 y 2020- para reconocer económicamente a los profesionales el cumplimiento de objetivos e ítems, lo que conlleva una formación, a cargo del trabajador, para mantener unos conocimientos actualizados y conseguir esos objetivos de obligado cumplimiento. 

Este desprecio por parte de los políticos contrasta con la responsabilidad de los profesionales, que no ha mermado en ningún momento, especialmente durante las últimas semanas en las que el estrés y el agotamiento generados por la saturación de las urgencias en Son Espases y Son Llátzer, o la ansiedad de ponerse y quitarse los EPIS para atender adecuadamente a todos los pacientes en las plantas Covid que no son exclusivas, han sido la tónica.

Una y otra vez somos los profesionales sanitarios quienes pagamos las crisis sanitarias: recibimos aplausos y homenajes, pero no reconocimientos reales. Siempre estamos en primera línea, pero siempre somos los primeros perjudicados, por ello desde SAE exigimos medidas efectivas que nos permitan frenar la pandemia y reconocimientos que nos dignifiquen como profesionales sin sentirnos indignados constantemente por los responsables políticos. Somos conscientes de la realidad social actual, pero no siempre se pueden solucionar los problemas a costa del salario de los funcionarios. Es una decisión injusta e inmerecida, por lo que esperamos que el Govern recapacite y cambie su decisión, ya que en Baleares, a diferencia de otras comunidades, aún no hemos recibido ningún tipo de gratificación, al contrario, nos quitan lo que nos corresponde. En caso contrario, tomaremos las medidas que consideremos oportunas”, explica Daniel Torres, responsable de SAE en Baleares.

Puede que también te guste...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: