Castigar a todos los propietarios de perros por el incivismo de unos no es la solución

Esta semana el Equipo de Gobierno (PP, CS y ASI) ha instalado nueva señalización en el Mirador del Delta de Maioris y ha prohibido que los dueños de perros puedan ir con sus canes al mirador. 

Cuando se formó gobierno y se firmó el Acuerdo de Gobierno con las medidas de lo que sería esta legislatura, el Alcalde prometió que Llucmajor sería un municipio «Pet Friendy» (amigo de los animales). Dentro de estas medidas había la de hacer un Pipican en s’Arenal y un Parque de Convivencia Animal en las Urbanizaciones. 

Desde el 1 de julio, cuando el Alcalde traicionó el Acuerdo de Gobierno rompiendolo y expulsando al partido vecinal del Equipo de Gobierno, ha habido cambios en la dirección y la toma de decisiones. Restringir el movimiento de los vecinos con perros en los miradores es un atentado a la promesa de un municipio «Pet Friendly».

No hay noticias del Pipican del Arenal ni del Parque de Convivencia Animal de las Urbanizaciones (excepto una burda propuesta de un vallado junto a un generado eléctrico de ENDESA que fue rechazado por cutre y peligroso para los canes por nuestra formación estando aún en gobierno). 

Desde el partido vecinal LLIBERTAT LLUCMAJOR se exigirá al Alcalde que retire esta prohibición. Si lo que quiere es acabar con el incivismo de los propietarios que no recogen los excrementos de sus mascotas, lo debe hacer es lo que siempre hemos dicho: multar.

Puede que también te guste...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: