Patronato Juan XXIII hace un esfuerzo especial para empezar con normalidad el nuevo curso escolar

El centro de Educación especial del Patronato Juan XXIII ha comenzado con absoluta normalidad las clases después de que la entidad haya hecho un importante esfuerzo para adaptar las instalaciones y los protocolos a la nueva normativa sanitaria y dar así el máximo de garantías sanitarias a las familias y los usuarios.

El plan de contingencia aprobado por la Escuela incluye la filosofía de crear grupos burbuja separados por aulas y evitar contactos entre grupos incluyendo la hora de patio. La adopción de turnos de entrada y salida para evitar aglomeraciones y las máximas medidas higiénicas por parte del personal y de los usuarios forman parte también de este inicio de curso.

Patronato ha tenido que hacer un especial esfuerzo también en el plano económico y logístico a la hora de planificar el transporte de los usuarios. Y es que se han tenido que habilitar nuevas líneas de bus para separar los usuarios de los centros asistenciales de los alumnos de la escuela, garantizando una ocupación máxima del 50% de los vehículos con el fin de asegurar las mayores garantías sanitarias.

Además, dentro de las programaciones didácticas de la escuela incluirán como tema transversal aspectos relacionados con: la promoción de la salud, las relaciones sociales, la competencia digital …

Por otra parte, cabe destacar que de entre las mejoras que se ejecutan por el presente curso en el centro figura la instalación de un nuevo sistema de climatización de frío y calor. En total se prevé invertir una cifra cercana a los 170.000 euros.

El presidente del Patronato, Pere Rotger, ha indicado que «el pasado curso la pandemia nos cayó encima obligando a cerrar el centro sin tener un plan B. Este año no nos pasará esto ya que gracias al buen trabajo realizado conjuntamente con la conselleria de Educación, en cualquier situación grave o de cierre, nos permitirá continuar el curso con la aplicación de una plataforma digital en la que tendrán acceso todos los alumnos desde su casa». Rotger ha destacar que «en esta situación que vivimos lo que pretendemos es dar la máxima normalidad a nuestros alumnos».

En cuanto a la enseñanza en línea todo el personal que trabaja con el alumno se coordinará mediante una plataforma digital. Todos los tutores, maestros de apoyo, logopedas, psicólogos, fisioterapeutas y maestros de taller participarán de la elaboración y / o preparación del material que se enviará a los alumnos. La tutora o tutor de aula será el canal de transmisión de la toda la información a las familias. El objetivo prioritario si se lleva a cabo una enseñanza en línea será el bienestar emocional y físico del alumnado y de sus familias.

El seguimiento del alumnado se hará semanalmente, aunque dependiendo de las necesidades que surjan, puede ser más a menudo. Desde Juan XXIII se reconoce que «para el alumnado de nuestro centro no es fácil afrontar la modalidad de educación a distancia. La escuela que conocen y han vivido hasta ahora es esencialmente presencial, así que tendrá que haber un especial cuidado en las tareas y el tiempo de trabajo que se envían desde el centro «.

Tras el centro de educación especial también han arrancado el taller ocupacional de Son Agulló y el centro de día Ses Garrigues de Arriba, lugares donde se han realizado diferentes obras de mejora. Para este año, las citadas actividades se llevarán a cabo en el centro Son Agulló, separando los usuarios con un proyecto de grupos burbuja, para conseguir las máximas garantías sanitarias.

Puede que también te guste...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: