Las hogueras, botellón, degradación, suciedad e incivismo ganan la batalla en la barriada.

La indignación de los vecinos es mayúscula, ya que se han hecho varios intentos para pedir cita al alcalde José Hila y se les ha ignorado, lo mismo ha hecho la Regidora Angélica Pastor de Infraestructuras e incluso la Regidora de urbanismo Neus Truyol, ningún área ha encontrado hueco para atender a las dos entidades, pese a los reiterados intentos.

La situación de la zona es de abandono total, no cuenta con vigilancia pese a las restricciones por la pandemia de la covid19, con hogueras nocturnas en espacios públicos abiertos y botellón a plena luz del día en el parque Can Simonet y parque Cotlliure. 

Los vecinos no pueden descansar por la toxicidad de las hogueras, y pese a los intentos de ayuda que se han pedido a las áreas, incluyendo al alcalde José Hila, no parecen estar por la labor de escuchar las necesidades urgentes de los residentes. 

Desde las dos entidades solicitan a Cort y al alcalde José Hila que atiendan de forma urgente la barriada. 

Hay que recordar que fue el propio alcalde que estuvo reunido en una Junta de Seguridad Ciudadana para actuar y coordinar dispositivos de control para las medidas sanitarias ante la Covid19, algo que ha caído en saco roto en Camp Redó como se puede contemplar poniendo un pié en la barriada.

Desde la plataforma Salvem Camp Redó y la asociación instan al equipo de gobierno de Cort, formando por Podem, Mes y PSOE que actúen en la barriada y atiendan a los vecinos, los residentes tienen que tener derecho al descanso nocturno y los niños tienen que poder utilizar los parques y espacios públicos sin que haya botellón y restos de hogueras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.