Una propuesta arriesgada pero acorde a la filosofía con la que trabaja y actúa, desde hace años, la prestigiosa compañía de danza mallorquina Baal. Así es Test, la última pieza de esta compañía que llega de la mano del artista y músico Kiko Barrenengoa y que se estrenará en el Teatro Xesc Forteza de Palma de Mallorca del 20 al 22 de noviembre. Una coproducción de Baal y Griot realizada con el apoyo económico del Consell de Mallorca. Fórmula que permite desarrollar proyectos profesionales de artes escénicas de calidad en esta isla, para deleite del gran público.

Test es un espectáculo y a su vez un proceso de investigación creativo e interdisciplinar con la finalidad de cuestionar el pensamiento y, en última instancia, la posibilidad de libertad del ser humano. Contrariamente a una explicación intelectual del fenómeno, se propone un enfoque plástico y estético mediante la sinergia entre las disciplinas implicadas: la música, la danza y el videoarte. Un procedimiento en vivo en el cual cada una de las materias citadas influyen y son influidas por las otras, formando una suerte de organismo pensante. La motivación de los artistas es apostar por una expresión interactiva que integre al auditorio y al público en una experiencia estética que lo posicione frente a la propia obra.

Una idea que nació de un sueño de Kiko Berrenengoa, compositor y director de este proyecto artístico, y a la que se le ha dado forma gracias a un proceso de investigación creativa interdisciplinar. Test es una apuesta por la expresión interactiva que pretende sorprender no solo con el movimiento de la bailarina Catalina Carrasco, sino también con el videoarte. Las proyecciones, creadas por Pedro Servera en el software Puredata, reaccionan tanto a la música en directo de Kiko Barrenengoa, que toca el violín y la percusión, como al movimiento de Catalina Carrasco. Gaspar Morey se encarga del mapeo de las proyecciones, de parte de la interacción visual y la iluminación, también afectada por el movimiento de Catalina. 

Test relata, en tres cuadros artísticos, diferentes estadios hacia lo que podría llamarse “trascender”. El nacimiento, con toda su indefinición y potencial, la materialización en donde la propia definición hace aparecer límites y conflictos y finalmente, el trascender, la comprensión del todo y la consiguiente libertad. Esta odisea conforma la esencia de aquello que los artistas quieren compartir con este proyecto, para que los espectadores se cuestionen su propia libertad. Tres cuadros artísticos, que hablan de un hipotético itinerario del pensamiento, tres momentos recreados a través del movimiento del cuerpo de la danza, el sonido y la música y las propias sensaciones del espectador tanto físicas como del pensamiento y del alma. Por ello, el público sentirá una experiencia que irá de lo estético a lo visual y de lo sonoro a lo físico.

Test ha contado con la colaboración incondicional de Sa Talaia que ha brindado tres residencias artísticas y del Teatro del Mar quien ayudó con una residencia técnica en el mes de julio y donde pudo realizarse una muestra abierta al público para conocer la respuesta del público ante el espectáculo y que tuvo un gran impacto en la nueva propuesta escénica de estos artistas baleares.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.