Cada año se vierten a la naturaleza 100 millones de toneladas de residuos de plástico y la décima parte acaba en los océanos, provocando impactos que van desde las profundidades del mar hasta nuestros platos.
El plástico está ahogando el planeta y es una de las principales amenazas para la salud, el medio ambiente y las economías del mundo.
Una parte importante de esos vertidos de plástico que está acabando con la vida miles de especies marinas son las “redes fantasma”, redes y artes de pesca abandonados, perdidos o descartados que suponen el 10% del total de residuos y vertidos al mar.

Se calcula que entre 500.000 y 1 millón de toneladas de redes y artes de pesca se abandonan en el océano cada año y se convierten en trampas mortales para mamíferos, tortugas y aves marinas que mueren enredadas o asfixiadas en estas trampas. El enredo en estas mallas puede provocar hambre, dificultad para respirar y moverse, o incluso una muerte lenta y dolorosa.

NO MÁS REDES FANTASMA. POR UNA #NATURALEZASINPLÁSTICOS

Se estima que cerca del 6% de todas las redes de pesca, casi el 9% de las trampas y nasas, y el 29% de todos los sedales de pesca utilizados en el mundo se abandonan, se pierden o se desechan en el medio ambiente. En el Pacífico Norte, las redes, cabos y cuerdas procedentes de la pesca y el transporte marítimo representan el 46% de las 79 000 toneladas de plástico que flotan en esta área y forman el Gran Parche de Basura del Pacífico.

El nuevo informe lanzando por WWF “Stop redes fantasma, la forma más letal de plástico marino”, señala también que más del 90% de las especies capturadas por las redes fantasma tienen valor comercial.
En WWF Fondo Mundial para la Naturaleza, han declarado la guerra al plástico en la naturaleza. Se tiene que cambiar el ritmo de producción y consumo de plástico, en el año 2050 habrá más plástico que peces en los mares. Regulando el uso y descarte de estas redes, mejorar su trazabilidad e incentivar el uso de materiales biodegradables, en las artes de pesca y se podrá conseguir proteger algunos de los tesoros de nuestro planeta: ballenas, tortugas, pingüinos, delfines, focas y tiburones.

Se necesita con urgencia un nuevo Acuerdo Global vinculante para poner fin a la contaminación marina por plásticos.

UNA CRISIS GLOBAL CON SOLUCIÓN LOCAL Y GLOBAL
EL Acuerdo Global contra el plástico debe:
-Fijar objetivos ambiciosos de reducción de la contaminación por plásticos para los países miembro
-Exigir a cada estado miembro la creación de un plan nacional para alcanzar estos objetivos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.