Es cierto eso que dicen que Europa es fácil recorrerla, que todo está cerca, así que tomamos un avión en Barcelona y arribamos a Roma para visitar la Ciudad del Vaticano y las ruinas romanas, obviamente que el viaje era de puro interés turístico, pero sin nunca dejar de hacer eso que me gusta más, correr por lo menos unos pocos kilómetros por la ciudad de Roma.

Recorriendo la ciudad para visitar sus iconos históricos culturales y turísticos, descubrí una senda a ambas márgenes del Río Tíber un lugar excepcional para correr.

El Río Tíber es el tercer río más largo de Italia, con una longitud de 405 km. nace en los Apeninos, en el monte Fumaiolo, en la región de Romaña, y atraviesa la Umbría y la región del Lazio, pasando por las ciudades de Perugia y Roma.

El tiempo era escaso, debíamos tomar el avión para regresar a Buenos Aires, nos levantamos temprano y salimos del Hotel Trianon Borgo Pio, nuestro recorrido comenzó frente a la Piazza delle Vaschette ,un lugar con su encanto, nos dirigimos por la calle Borgo Pio hasta la Vía di Porta Castello doblamos a nuestra derecha en frente nuestro la Universidad LUMSA, seguimos camino entre el tráfico y la calle angosta hasta cruzar el Passetto di Borgo, es un paso elevado que une la Ciudad del Vaticano con el Castillo Sant’Angelo.

Continuamos corriendo encaminados hacia el río Tíber, tomamos Borgo S. Angelo hasta Piazza Adriana y allí magnífica e imponente aparece el Castillo Sant’Angelo.

El Castillo de Sant’Angelo o Castel Sant’Angelo, también conocido como el Mausoleo de Adriano, es un monumento romano situado en la orilla derecha del río Tíber, la fortaleza fue el refugio del Papa Clemente VII durante el asedio y saqueo de Roma en 1527.

Continuamos corriendo por el lateral del Castillo para encontrarnos con una arboleda que alberga una feria artesanal muy pintoresca y una cafetería de esas que te dan ganas de sentarte, casi llegando al Ponte Umberto I hay unas escalinatas para bajar a la senda junto al Río Tíber.

La Senda es bastante ancha, mucha gente corre sobre ella, parece que es un lugar habitual para hacer running y pasear en bicicleta. También existen bares flotantes en donde se puede tomar algo fresco disfrutando de una excelente vista. Al otro lado del Río en diferentes barcas flotantes existen clubes de Remo y navegación.

Uno que me impactó porque es una guardería de botes de Remo es el del RCC Tevere Remo. Al regreso por la misma senda le saque varias fotos. 

La tranquilidad del Tíber nos acompaña en la senda junto a otros corredores, el día soleado y fresco, nos permite disfrutar del recorrido, desde el Puente Umberto I el sendero empieza a dar una gran  vuelta hacia mi izquierda.Continuamos corriendo enmarcados por una arboleda a ambas márgenes del río y a poco tiempo de correr pasamos el Ponte Cavour que lleva al Mausoleo de Augusto es un monumento funerario del siglo I a. C., de planta circular, allí se depositan los principales miembros de la dinastía Julio-Claudia. El mausoleo comenzó a ser construido por Augusto en el año 29 a. C. a su vuelta de Alejandría, tras haber conquistado Egipto.

Continuamos corriendo hasta el siguiente puente el Ponte Regina Margherita este puente conduce a la Piazza del Poppolo, es una de las plazas más célebres de Roma a pocos metros se encuentra Villa Borghese es un gran parque en la ciudad de Roma que incluye diferentes estilos de jardines, grandes áreas de los edificios, fuentes y estanques, también se encuentran la Villa Medici, la Galería Nacional de Arte Moderno, el Museo Carlo Bilotti, la terrazza del Pincio entre otros célebres edificios.

Casi nuestro recorrido termina porque regresaremos por el mismo camino que hicimos, completamos dos kilómetros hasta llegar al Ponte Pietro Nenni que también se lo conoce comúnmente como el “puente del Metro” la Línea A del metro pasa por encima de él, el único tramo a cielo abierto del metro. Al regresar al hotel por el mismo camino completamos el corto trayecto de 4 kilómetros.

Italia me regaló una corrida hermosa para recordarla por siempre plagada de unas vistas interesantes, pintorescas y llenas de historia por donde la mires.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.