¿Hay que ser un poco ‘Grinch’ para salvar el planeta? ¿Es posible que tu alumbrado navideño tenga que ser menos deslumbrante? ¿Es hora de que asumas que nuestro planeta solo puede proveernos de una cantidad limitada de purpurina? Un año más, os dejamos algunos consejos muy sencillos para vivir estas fiestas dentro de los límites planetarios sin dejar de compartir ilusiones con tus seres queridos.

Reutiliza la decoración navideña que ya tienes. ¡No compres por comprar!

Haz tus propios adornos con materiales que tengas en casa. Reutiliza materiales, ¡tus adornos serán únicos!

Si necesitas comprar, adquiere productos de artesanía local, consumo de barrio o de los pueblos de tu entorno ¡Apoya mercadillos y artesanía de nuestros pueblos! Preciosos para toda la vida.

Evita los plásticos desechables y opta por materiales sostenibles como la madera, barro, cartón.

Reducir el uso de purpurina es una idea brillante. Puedes hacer tu propio confeti con papel de revistas e incluso hacer tu propia purpurina con colorantes alimentarios.

Genera una pared de pizarra en la que puedas dibujar, servirá para infinidad de posibilidades. ¡Un gran árbol de tiza y pegatinas!

No te pases con las luces, y desconecta los aparatos eléctricos cuando no estén funcionando.

Ante el dilema “árbol de navidad, ¿plástico o natural?“, usa lo que tienes ya en casa y no trates a los árboles como objetos de usar y tirar.

En tu carta a los Reyes Magos o Papá Noel, piensa bien lo que quieres pedir: ¿lo necesitas de verdad?

Pide cosas que no vengan de muy lejos. Apoyar la artesanía, muebles, decoración o diseño de nuestros pueblos contribuye a fijar población rural, ayuda a que no desaparezcan los gremios artesanales y a que las personas artesanas no abandonen ni su profesión ni el medio rural.

Pide y regala experiencias: puedes apostar por el agroturismo y el ecoturismo sostenibles. El turismo de interior contribuye a la riqueza de los pueblos y a la difusión de su folclore y sus valores culturales. Además de favorecer la producción local y la economía de proximidad.

Puedes buscar información sobre si tu deseo está fabricado de forma sostenible. Asegúrate de que su utilización no afecte al medio ambiente.

Cuando recibas tus regalos, cuídalos mucho, trátalos con amor para que estén mucho tiempo contigo.

Juguetes que ya no uses, puedes dárselos a otras niñas o niños a quienes harán muy felices.

En Navidad llegan las comilonas, muchas veces excesivas para el cuerpo y ¡también para para el planeta! Aquí te ofrecemos una buena receta para que nuestras comidas y cenas navideñas sean más sostenibles.

Los alimentos, cuanto más cercanos, mejor, menos transporte y menos emisiones de CO2. Además, así apoyas a los productores locales y los de nuestros pueblos

Compra productos de nuestros pueblos y huertos urbanos. El consumo de productos sostenibles rurales evita la despoblación

Apuesta por el producto fresco, natural y de temporada. Y si puedes, ecológico.

Evita los productos elaborados y sobreenvasados y compra a granel siempre que puedas

Reduce el consumo de carne y pescado y apuesta por menús ricos en verduras, legumbres y frutas.

Si quieres introducir carne en tu comida, ¿por qué no sorprendes a tus comensales con carne ecológica? Busca el etiquetado de certificación de tu comunidad autónoma.

¿Un poco de pescado? ¡Ojo! Que sea de temporada. Mira este calendario de pescado de temporada. Mejor salvaje que de acuicultura y que haya sido pescado con métodos selectivos. Rechaza los inmaduros y aprovéchalo bien. Pregunta a tu pescadero y que te informe.

¿Marisco? ¡Cuidado con los langostinos! Su pesca salvaje afecta a otras muchas especies que son descartadas y el de acuicultura devasta los manglares. Evítalo y si te gustan mucho reduce, y haz otros ricos canapés.

Puedes llevar bolsa de tela o carrito para tus compras. Así no tienes que utilizar bolsas de plástico.

¡Ay, las uvas! No se nos pueden olvidar que hay que empezar bien el año. Pero que sean a granel, sin empaquetado, y cultivadas lo más cerca posible.

¡Fuera plásticos de un sólo uso! Utiliza cubertería y vajilla reutilizable, en vez de las de usar y tirar: platos, vasos, cubiertos y pajitas de plástico tardan cientos de años en degradarse.

Compra todos los alimentos navideños posibles sin envase desechable.

Reduce envoltorios. Utiliza bolsas reutilizables, sacos de yute, o similares, puede ser una opción mucho más sostenible. Una buena idea es usar papel de periódico usado en vez de comprar papel de regalo específico que acabará en la basura poco después.

Haz tu propio confeti con periódicos viejos, divertido, barato y sostenible

Cuando busques productos rurales por internet prioriza: Productos con embalaje reutilizable o retornable. Transporte lo más sostenible posible. Que lo puedan enviar a un punto de recogida, en vez de directamente a casa para evitar las emisiones del envío a domicilio. Que sea lo más directo posible con la persona productora rural o local. Evita grandes a los grandes gigantes del comercio electrónico

Por unas fiestas con valores. El mejor regalo para el Planeta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.