En 1911 se estableció en España una red de Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI) para ofrecer enseñanza especializada en idiomas modernos, tanto a españoles como a europeos y residentes legales en territorio español. Como parte de esta red, en marzo de 1999 y marzo de 2014 se crearon sendas escuelas, en Mahón y Ciudadela respectivamente, para hacer frente a la demanda creciente de enseñanza de idiomas en Menorca.

Llegaba Navidad de 2020 y la EOI de Mahón repartió felicitaciones “en todos los idiomas”, lo cual en su estrecha visión significa en inglés, francés, alemán, italiano y catalán, es decir los idiomas que imparte. La Escuela entiende que “todos los idiomas” no incluye el español, aunque 1) se defina como escuela “pública menorquina/balear, inclusiva y respetuosa con la diversidad social y cultural de nuestro espacio geográfico” y 2) declare que quiere “formar ciudadanos sensibilizados con las culturas de las lenguas de Menorca”. Mucho disparate frente a la realidad, tanto al ignorar que Menorca es bilingüe (menorquín/español) como al despreciar a sus alumnos hispanohablantes, actuales y futuros. Lamentable también, que la Escuela enseñe catalán estándar en lugar de menorquín.

Ya que estamos, aparte de la desafortunada felicitación de Navidad, llama la atención que la EOI de Mahón trabaje para “mejorar las competencias de sus alumnos para el mercado laboral” mientras prescinde de la enseñanza del español en su oferta, dando a entender que a los no hispanohablantes no les interesa el mercado laboral español ni aprender español. Esto es absolutamente increíble dado el carácter universal y cosmopolita del español, cuya enseñanza se introdujo en la red de escuelas de idiomas en 1912. El español es, además, la lengua extranjera más demandada por los ciudadanos británicos y franceses en sus países de origen, por ejemplo.

Todo sea por excluir el español de una Escuela Oficial de Idiomas, la de Mahón, ciudad por otra parte abierta al mundo desde tiempo inmemorial. Estos hechos vienen a demostrar que, contrariamente a lo que pregona, la Escuela no es inclusiva ni respetuosa con la realidad y diversidad social de Menorca y, además, sus incongruencias no parecen importarle cuando olvida a los hispanohablantes y no ofrece la enseñanza del español a los residentes no hispanohablantes, cuyo número en Menorca es considerable. Uno se queda sin palabras hasta que cae en la cuenta de que el sectarismo de la Escuela es fiel reflejo del sectarismo de la Consejería de Educación del Gobierno Balear, que a su vez lo es de la actual coalición de gobierno PSOE / Podemos / Més.

Autor: Mos Movem

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.