Las pensiones públicas son un derecho fundamental reconocido y conquistado por las luchas de los trabajadores y trabajadoras, que ahora se quiere convertir en un negocio privado de élites financieras y especuladoras, aprovechando las restricciones impuestas por la pandemia.

El Pacto de Toledo, que nunca se ha opuesto a recortes y reformas, ahora presenta

recomendaciones disfrazadas nuevamente de mejoras. El texto completo se lleva con secretismo y falta de transparencia, pero lo que hasta ahora hemos conocido nos indica que:

• No compensa ninguno de los recortes que se han hecho y consolida los llevados a

cabo en las reformas de 2011 y 2013.

• Presenta como aportación propia el aumento de las pensiones de acuerdo con el IPC, que es una conquista del movimiento pensionista, pero no garantiza su aplicación futura.

• Se olvida de las personas que reciben pensiones de miseria y no fija mínimos para

garantizar una vida digna.

• Se olvida de la brecha de género que deja a las mujeres con pensiones un 37% más

bajas que las de los hombres. Las mujeres continúan siendo las perdedoras.

• Reconociendo que las cuentas de la Seguridad Social son viables, no plantea la

devolución de las cantidades sustraídas indebidamente, alrededor de 170.000 millones €, de la seguridad social y los fondos de reserva.

• Pero lo más grave es el hecho de que abre la puerta a la privatización, con lo que

denomina “sistemas complementarios”, planteados como planes de pensiones de empresa, pactados en cada convenio colectivo, los cuales serán gestionados por la banca y la burocracia sindical, a costa de los ingresos a la Seguridad Social.

La privatización es impulsada por este gobierno, pero la podría hacer cualquier otro gobierno y, aunque se hable de la reforma del ministro Escrivá, será de todo el gobierno, decidida en el Consejo de Ministros.

En lo referente a las Islas Baleares, la realidad social ya era muy precaria antes de la

pandemia, con pensiones medias de 750 € mensuales, por debajo de la media estatal, con bolsas de pobreza en crecimiento y con un monocultivo turístico que nos muestra su debilidad en esta pandemia.

Pero las “recomendaciones” del “pacto de Toledo” aún no han adquirido el rango de ley. Estamos a tiempo de impedir el recorte y la privatización.

Esta lucha forma parte del conjunto de luchas y es un tema de todos los trabajadores, mujeres y hombres, jóvenes que se acaban de incorporar al trabajo y de los que aún están lejos de la jubilarse, tanto como de las personas jubiladas o próximas a la jubilación.

Es para defender un sistema público de pensiones y por unas pensiones dignas, para ahora y para el futuro, que nos movilizamos en todos los territorios del Estado, diciendo alto y claro que no vamos a permitir esta privatización.

• Contra la privatización de las pensiones que propone la Unión Europea y el Pacto de Toledo.

• Por la pensión mínima de 1.084 euros, contributivas y no contributivas, según la Carta Social europea, y Salario Mínimo Interprofesional de 1.200 euros.

• Por la eliminación de la brecha de género y pensiones equitativas para las mujeres.

Regularización contractual, con equiparación salarial y cotización de los trabajos de

cuidados como servicio público e integración de las trabajadoras del hogar en el Régimen General de la Seguridad Social.

• Por el aumento garantizado de las pensiones según el IPC real.

• Por la eliminación del coeficiente reductor en las prejubilaciones.

• Por la reducción del periodo de cómputo a los 15 años anteriores. Derogación de

las reformas de las pensiones de 2011 y 2013 y de las laborales de 2010 y 2012.

• Para situar la vida de las personas y del planeta en el centro de las prioridades

políticas, económicas y sociales, especialmente en estos momentos.

• Por una sociedad más justa, también en la distribución del trabajo y de la riqueza

que genera, de personas libres y con capacidad de incidir en el desarrollo de las fuerzas productivas, en definitiva por otro mundo posible.

Con su lema: Gobierne quien Gobierne, las Pensiones se defienden.

Lo coforman dicha Plataforma: Plataforma de Mallorca per a la Defensa del Sistema Públic de Pensions, Jubilats per Mallorca, Pensionistes de Ciutadella, STEI-i, CGT Balears, CNT, SOM Sindicalistes, Kellys Unión Balears, Kellys Unión Ibiza y Formentera, Federació d’AAVV de Palma, La Vida al Centre, Ca s’Artiller, Aplec Scout, Fòrum Ciutadà de Mallorca, Sindicato de Inquilinas de Ibiza y Formentera, Assemblea de Moviments Socials – Fòrum Social de Mallorca.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.