No caigas a ciegas en la trampa de los microcréditos: se puedes ver como una solución momentánea, lo cierto es que se pagara muy caro ese préstamo, porque la TAE puede llegar al 3.000%. Informarse bien, y si necesitas dinero, valora cuáles son las alternativas.

Necesitas dinero urgente y ofrecen la posibilidad de tener ya, de manera inmediata, 300 euros, sin intereses, sin reunir ningún tipo de requisitos, y teniendo por delante 30 días para devolverlo. Suena tentador y de hecho son muchos los que pican. No se deberia hacer, porque donde caerás es en la trampa de los intereses abusivos que esconden muchos de los préstamos rápidos, que rayan la usura.

Cuidado con los microcréditos. Ya ha advertido OCU el peligro que entraña acudir a las empresas que ofrecen microcréditos, créditos de muy pequeñas cuantías (normalmente no más de 600 euros), a devolver en plazos muy cortos.

Estas empresas han proliferado en los últimos tiempos, y además, ahora, algunas de ellas Vivus, Dineo o Qué bueno ofrecen el primer crédito gratuito, o con una pequeña comisión.

Todo son facilidades. El dinero que necesitas, en tu cuenta rápidamente, y con todas las facilidades para devolverlo. El objetivo está claro: enganchar con ese señuelo a nuevos clientes que luego lo pagarán caro.

Pero los intereses se disparan. De entrada, si llegado el vencimiento, es decir, pasados esos 30 días, no puedes devolver el dinero, empezarán a aplicar unos intereses de demora muy elevados, hasta más del 1,5% diario.

Para un préstamo de 300 euros, 20 días de retraso suponen una penalización de 90 euros. Si puedes devolver el primer préstamo, pero sigues teniendo problemas y pides uno nuevo, te tocará pagar unos intereses desorbitados, con una TAE que en muchos casos superan el 3.000%.

En la práctica, esto se traduce en pagar, por un préstamo de 300 euros, más de 100 euros de intereses en un mes.

Recurrir a este tipo de créditos solo agravará aún más el problema de quienes tienen apuros económicos: en caso de impago los costes se disparan aún más, pues te cargarán comisiones por reclamación de posiciones deudoras e intereses adicionales que harán que la deuda aumente muy rápidamente. A esto se unirá la inclusión en el registro de morosos, la posible venta de la deuda a una empresa de recobros, muchas de las cuales utilizan prácticas en los límites de la legalidad para presionar a los deudores o incluso acabar en los tribunales de justicia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.