El día 4 de enero de 2021, tuvimos el placer de ver como la Asociación Sonrisas y la Orden del Temple a través de su ONG Templarios del Mundo, unieron sus fuerzas para ayudar a sus Majestades los Reyes Magos en la entrega de juguetes, en este caso a los pequeños que se encuentran ingresados en el Hospital Son Espases de Palma de Mallorca.

Dicha entrega fue llevada a cabo por Carlos Padilla, Delegado de la Asociación Sonrisas para Islas Baleares y Gran Oficial de la Orden del Temple a Mercedes Anguiano, Jefa de Pediatría de dicho hospital, a la cual le tienen un inmenso cariño, directamente proporcional al que ella muestra a todos y cada uno de los niños que ingresan en este centro hospitalario y a la ilusión y entusiasmo con que siempre recibe toda acción que busque hacer feliz a los niños.

Ambas organizaciones, trabajan en todo el mundo para ayudar al prójimo allí donde más lo necesita, en el caso de la Asociación Sonrisas más enfocado en los más pequeños de nuestra sociedad española y en el caso de la Orden del Temple en todos los rincones del mundo, por tener presencia en los cinco continentes.

En esta ocasión, el reparto de los juguetes fue llevado a cabo adoptando todas las medidas de prevención necesarias para evitar que el COVID19 pueda alcanzar a alguno de los pequeños ingresados, siendo unas personas muy especiales a las que se les conoce como enfermeras pero que, en realidad son ángeles sin alas, que, además de su trabajo terrenal, cumplen una misión espiritual muy importante, que es AMAR a esos niños durante su estancia en el hospital y, es por ello, que ambas organizaciones, aplauden y arrodillan ante la excelente labor diaria y poco visible de estos ángeles sin alas y piden a Dios que los colme de bendiciones, los guarde y guíe siempre a todos y cada uno de ellos para que sigan haciendo esta obra que tanto agrada al Altísimo, pues son muestra viviente de que hasta en las circunstancias más difíciles, la oscuridad más profunda, Dios siempre nos acompaña a través del amor de este personal sanitario y son luz que ilumina el escenario por muy oscuro que sea, para mayor Gloria de Dios.

No hay mayor recompensa que ser usado por Dios para crear felicidad, provocar una sonrisa y dar amor.

Mateo 18:3 Salmos 115

Non Nobis Domine, Non Nobis, Sed Nomini Tuo Da Gloriam.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.