Estados Unidos está denunciando “violaciones flagrantes” a la libertad de culto en todo el mundo, ya que muchos regímenes siguen penalizando las expresiones de la fe religiosa.

El secretario de Estado de Estados Unidos Michael R. Pompeo designó a los gobiernos de Irán, China, Corea del Norte y otra media docena de países como “de especial preocupación” por participar o tolerar violaciones sistemáticas y flagrantes de la libertad religiosa.

“Estados Unidos continuará trabajando incansablemente para poner fin a los abusos y la persecución por motivos religiosos en todo el mundo, así como para ayudar a garantizar que cada persona, en todas partes y en todo momento, tenga el derecho de vivir de acuerdo con los dictados de la conciencia”, dijo Pompeo.

Las designaciones hacen que los regímenes puedan ser objeto de sanciones en virtud de la legislación de Estados Unidos.

Estados Unidos también colocó a Cuba, Rusia, Nicaragua y Comoras en su lista de vigilancia especial de gobiernos que han participado o tolerado graves violaciones de la libertad religiosa.

La Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional, en un informe del 9 de diciembre, concluyó que docenas de países aplican leyes de blasfemia que tipifican como delito expresiones que se consideran ofensivas para la doctrina religiosa de algunos.

Entre 2014 y 2018, 41 países registraron 674 casos de blasfemia, y el 81 % de esos casos ocurrieron en 10 países. Los 184 nuevos casos de Pakistán encabezaron la lista de acciones de aplicación de la ley, mientras que Irán se ubicó en segundo lugar con 96 casos, según el informe.

Rusia está a la cabeza en el mundo en la aplicación de casos de blasfemia contra usuarios de redes sociales, según el informe, mientras que Irán ocupó el segundo lugar en acciones que alegan blasfemia en respuesta a publicaciones en línea.

Estados Unidos está pidiendo a todos los países que deroguen las leyes de blasfemia o apostasía, que castigan a las personas que abandonan una fe religiosa, declaró a la prensa el 8 de diciembre (en inglés) el embajador en misión especial para Asuntos de Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback.

“Estamos viendo en el lado bueno a varios grupos religiosos y teólogos: cristianos, musulmanes y judíos en particular; que se esfuerzan por rechazar el uso de la religión con fines violentos y dicen no, nuestra fe es una fe pacífica”, comentó.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha retirado a Sudán y Uzbekistán de su lista de vigilancia especial después de que los gobiernos de esos dos países hicieran progresos significativos hacia la libertad religiosa. Sudán revocó su ley de apostasía, que había hecho que renunciar al Islam se castigara con la muerte.

Foto: Secretario de Estado de Estados Unidos Michael R. Pompeo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.