Tocaba ponerse el mono de trabajo y los chicos de Pau Seguí lo hicieron desde el principio hasta el final. El equipo rival, el Metropolitano de Bilbao, que había podido sortear la borrasca “Filomena” para llegar a Palma, se plantó sobre la pista del “Velòdrom Illes Balears” con la intención de basar su juego en una cerrada defensa y en la salida al contraataque, renunciando prácticamente a la posesión del puck y esperando su oportunidad. El Espanya intentó resolver el partido desde el primer momento, pero no fue fácil. Pau Seguí tuvo que hacer numerosos cambios en la líneas, buscando la combinación que pudiere romper la muralla rival. Al descanso se llegó con 0-0 y sin apenas incidencias en el juego.

En la segunda parte siguió el mismo guión, asedio local y rápidas salidas a la contra del rival. Ambos tuvieron claras oportunidades para inaugurar el marcador. Aguantó el Espanya dos inferioridades hasta que una genialidad de Miquel Cabalín inauguró el marcador al 12:19 del final del partido. Todo continuó prácticamente igual y el Espanya sufrió una nueva inferioridad pero con una nueva genialidad, esta vez de Álvaro Pons ponía el 2-0 en el marcador. Aún tuvo tiempo el Metropolitano de aprovechar esta situación y reducir la ventaja nuevamente a un gol. A 7:45 para el final el partido parecía estar controlado por los locales, que habían hecho lo más difícil, pero una nueva inferioridad, la cuarta, devolvió la emoción al partido. Esta vez no la aprovechó el rival y el Espanya controló la posesión del puck hasta el final del partido.

Por su parte el filial del Espanya debía viajar a Tenerife para disputar la 10 jornada de la Liga Oro pero “Filomena” provocó el cierre del aeropuerto de Madrid y la cancelación posterior del vuelo de los mallorquines por lo que se no pudieron salir de la isla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.