23F, LA TARDE-NOCHE MÁS LARGA EN EL CONSOLAT DE MAR


La tarde del 23 de Febrero, Jerónimo Albertí, presidente del Consell General Interinsular, tenía convocada una reunión extraordinaria del Consell de Govern del ente preautonomico, mientras en el mismo espacio de tiempo en el Congreso de los Diputados se estaba procediendo a la votación para la investidura como Presidente del Gobierno de la Nación a Leopoldo Calvo Sotelo tras la renuncia por dimisión de Adolfo Suárez.

Cubriendo las posibles necesidades que pudiera plantear la reunión en el Consolat de Mar nos hallábamos además de la secretaria del Presidente, dos personas del servicio de seguridad, Albert Candela como miembro del Gabinete de Protocolo, Andreu Manresa, Jefe de Prensa y Comunicación y yo mismo, Jefe de protocolo del gobierno preautonomico. Ningún otro funcionario ni personal adscrito se hallaba en el edificio, cuando a las 6 y media de esa tarde, Andreu Manresa accedió a la antesala del lugar en donde se estaba desarrollando la reunión para comunicarme con semblante de preocupación que debíamos comunicar al Presidente que a través de una retransmisión que estaba realizando la Cadena SER, unos minutos antes se había producido la entrada de guardias civiles fuertemente armados en el salón de Plenos del Congreso interrumpiendo la sesión y lanzando al aire alguna ráfaga de ametralladora. Andreu traía un transistor escuchando la retransmisión y por mi parte procedí a comunicarle al Presidente la noticia. Albertí abandonó el Salón unos minutos, los suficientes para informarse de lo que estaba ocurriendo en Madrid. A su regreso comunicó las noticias que iban llegando y dio por finalizada la reunión no sin antes pedir que ningún conseller quedara en el edificio. Antonio Borras y Miquel Pascual fueron los más desobedientes porque quisieron acompañar al presidente quien por su parte insistió que también abandonaran también el edificio.

Se montó en la antesala del despacho presidencial un mini gabinete técnico para el seguimiento de la crisis. Las noticias, muy confusas en un principio, no presagiaban ningún buen resultado, las comunicaciones telefónicas no daban abasto y la tensión continuaba creciendo.

Desde el Senado (Jerónimo Albertí era senador de la UCD) pudimos confirmar que el Pleno del Congreso de los Diputados había sido invadido por fuerzas de la Guardia Civil y el gobierno de la Nación así como todos los diputados habían sido a su vez secuestrados a golpe de metralleta, y advertían a todos los senadores que éstos, si la situación no se resolvía en las siguientes horas debían presentarse al día siguiente en el Senado para constituirse en el órgano sustituto de la Cámara Baja y los Secretarios de Estado en Gobierno provisional.

Conforme se iban produciendo las noticias y se iban aclarando quienes estaban detrás de la trama a cuyo frente se hallaba el Capitan General de la III Región Militar con sede en Valencia, el Teniente General Milan del Bosch, quien a su vez ya había proclamado el Estado de Excepción. 2 horas después el presidente me pidió que le pusiera en contacto telefónico con el Capitan General de Baleares, Manuel de la Torre Pascual. Hablé con su Ayudante y me dijo que en ese momento no se podía poner porque estaba cenando y que en cuanto su cena finalizara le devolvería la llamada. Y así fue, aunque siempre nos quedó la duda de si lo de la cena era una excusa para ganar tiempo, pues por lo que supimos meses mas tarde, su decisión de acompañar a Milan del Bosch en su pronunciamiento no la había tomado aunque, como le comunicó a Jerónimo Albertí en su conversación telefónica no habíadispuesto ni ordenado ninguna acción especial a la espera de acontecimientos y que estuviéramos tranquilos. Cualquier novedad se lo haría saber pero que le aconsejaba que frenara cualquier manifestación y algarada que se pudiera organizar.

La comunicación con Ramón Aguiló, Alcalde de Palma estuvo a la orden del día.

El gobernador civil ni atendió el teléfono.

La noche se hizo eterna, ninguna noticia desde el interior del Salón de Plenos del Con-greso salvo las que recibíamos a través de la SER. Iñáki Gabilondo en TVE se negó a sustituir la programación habitual por otra musical y fue destituido por militares fuerte-mente pertrechados.

Las llamadas telefónicas se agolpaban en nuestra centralita y con quienes podíamos contactar procedimos a dar las explicaciones de cuanto sabíamos que todo se circunscribía a una amalgama de informaciones reales de los acontecimientos y rumores sobre los hechos que estábamos viviendo.

Una de las llamadas realizadas por Albertí fue al General Nicolás Cotoner y Cotoner, mallorquín y jefe de la Casa de Su Majestad El Rey Juan Carlos I quien le comunicó que Su Majestad estaba evacuando consultas sobre el acontecimiento y que estuviéramos tranquilos porque el Rey hablaría a todos los españoles en un mensaje que transmitiría a través de TVE.

Finalmente, a la 1 y cuarto de la madrugada del día 24 se produjo la comparecencia de Juan Carlos I ante la primera cadena de TVE. Un comunicado duro y tenso con ordenes muy claras para abortar ese intento de levantamiento de algunos militares en contra del poder que emanaba de nuestra Constitución.

No obstante seguimos en el Consolat de Mar pendiente de las informaciones que nos iban llegando. Los guardias civiles que se hallaban en el interior del Congreso no habían recibido orden alguna de deponer su actitud, por lo que sobre las 4 de la madrugada acompañamos al presidente Albertí a su casa con el tiempo escaso de asearse, cambiarse de ropa y acompañarle al aeropuerto para viajar a Madrid en un avión de la compañía AVIACO que tenía programada su salida a las 7 de la mañana del día 24, y así incorporarse para constituir el pleno de la Cámara Alta.

Durante el trayecto hasta el aeropuerto recibí las instrucciones de seguir con la actividad funcionarial, así lo tenía que transmitir a los consellers del gobierno del CGI, y así cumplí.

Nadie pudo dormir aquella noche ni siquiera parte del día siguiente porque hasta media mañana no recibíamos la información de que el intento de golpe de Estado había fracasado.

Para nosotros quedan las conversaciones y las dudas ante esos aconteceres que plagó de tanques patrullando por la ciudad de Valencia, los apoyos de algunas capitanías generales y las dudas de si seis de ellas acabarían por unirse a ese pronunciamiento.

Memorable la actitud de Jerónimo Albertí quien me llegó a relatar que en su paso laboral por Venezuela ya había presenciado intentos golpistas y es por lo que se decidió a recoger a toda su familia y trasladarse de nuevo a Mallorca; su origen y cuna.

Después aprendimos, por si alguno de nosotros no lo tuvimos claro, que las revueltas siempre acaban si el que más manda tiene el arrojo de anteponer los intereses generales de un pueblo al que ha prometido o jurado servir, ante los de unos pocos generalmente descerebrados. Y eso vale también para los políticos con mando en plaza.

Juan Carlos I compareció vistiendo el uniforme y entorchados de capital general del Ejército de Tierra y se la jugó con ese arrojo por defender lo que Él mismo había jurado. Algún día leeremos la verdadera historia de un monarca que condujo a su país tutelando las decisiones del gobierno de turno. Adolfo Suarez, Felipe González, Manuel Fraga y Santiago Carrillo allí estuvieron ante el fuego de las metralletas. Después todos ellos elogiaron la actitud y firmeza del monarca y mi pregunta podría ser…¿Algunos de los que ahora se sientan en el Salón de Plenos y claman por eliminar la monarquía para sustituirla por la tercera República, no sienten la vergüenza que les delatan desde las mismísimas páginas de la Historia?, porque la Segunda República en menos de una legislatura invistió a 11 presidentes del gobierno. ¿Y esto es lo que queremos?

La historia se escribe con letras mayúculas, negritas y subrayadas desde los hechos y no desde ideologías rancias que requieren algún tratamiento de desinfección.

Previous post La Guardia Civil detiene a dos personas por la sustracción de más de seis toneladas de cobre en empresas de L’Alcora y Borrio
Next post VOX pretende suprimir el Día Internacional de la Mujer

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: