¿40.000 euros PARA APAÑAR UN REMIENDO?

¿40.000 euros PARA APAÑAR UN REMIENDO?

No lo entiendo, y por lo que veo son muchos y muchas los y las ciudadanos y ciudadanas de Palma y allende de las tierras de la piel de toro, que tampoco damos crédito a la última bufonada política impropia de quienes tienen en sus manos el manejo del bienestar de la ciudadanía.

La verdad es que el Ayuntamiento de Palma conformado por una amalgama de partidos que a su vez tienen varias y diferenciadas corrientes en sus respectivos senos, no había destacado precisamente por haber hecho muchas cosas mal, a la par que tampoco muchas cosas bien, pero eso entra dentro de lo que se ha dado en llamar la casuística de las decisiones, aunque al final el resultado no sea el que se haya pretendido obtener.

En un par de ocasiones he tenido la oportunidad de conversar radiofónicamente con el Sr. Hila y siempre obtuve la mejor de las impresiones como político de una nueva generación acariciando siempre la sensatez, la cordura y la claridad de sus principios, pero debo reconocer que en esta historia del cambio de placas en las calles de la ciudad de la que es su máxima autoridad, me ha dejado fuera de juego a muchos metros del último defensor. Y solo se me ocurre el darle a pensar que a sus asesores debe agradecerles los servicios prestados y enviarlos a su casa para someterlos a una urgente desintoxicación cultural y obligarles como penitencia, ahora que se acerca la Semana Santa aunque sean ateos, a ver todos los días en televisión el concurso PASA PALABRA. Puede ser un buen remedio para sus agnósticos cerebros.

Yo le comprendo señor Alcalde. Un concejal de MES-ESTIMAM PALMA que está al cuidado de lo concerniente a la educación y política lingüística, y otro de PODEMOS, cuyo grupo municipal lleva días no disponible en la página web del Ayuntamiento, encargado del área de participación ciudadana y gobierno interior, no son los más adecuados para discernir y tomar decisiones sobre temas como los que me ocupa este artículo.

Es muy grave Sr. Carrió que no sepa quienes fueron los Almirantes Churruca, Gravina y Cervera, pero sí muy lógico dadas sus muy limitadas entendederas, porque a usted la historia de España le importa menos que un rábano, usted vive en un mundo desdibujado de la edad moderna preocupado más por criticar el ayer que en trabajar por el beneficio tangible de los ciudadanos en el día a día que diría Simeone. Sin embargo sí dedica una calle, culturalmente hablando claro está, a Francisca Montseny, anarcosindicalista y “miembra” destacada de la FAI que la fue definida como escritora política desde su pensamiento anarquista. Fue correligionario de Francisco Largo Caballero, Presidente del Consejo de Ministros de la 2ª República que fue quien sentenció en un mitin que “La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la DEMOCRACIA es INCOMPATIBLE con el SOCIALISMO”. ¿Como se le puede quedar el cuerpo al Sr. Hila? A Francisca Montseny yo también le hubiera dedicado una calle y de manera muy especial por los muchos cuentos para niños que llegó a escribir, pero nunca en su concepto político y menos sustituyendo, entre otros, a dos almirantes cuyo delito ha sido, según ustedes, que se le dedicara sus nombres a dos buques de la Armada Española.. Si no lo ha hecho ya, le recomiendo que lea de Francisca Montseny “Cien días en la vida de una mujer”, aunque solo sea por ese escrito, sí se merece que se le dedique una calle.

No es tan grave lo del Sr. Jarabo pero ya que debe entenderse con la ciudadanía por aquello de potenciar su participación, me pregunto si ha consultado con alguien más que con su almohada, si los ciudadanos aprueban ese dispendio de placas por un cambio de identidad política. Emita usted unos comunicados a la ciudadanía y fomente la cultura con su compañero educativo editando libros y manifiestos para que conozcan mejor las calles en que viven. Encárguese de reeditar el libro “La Ciudad de Mallorca” del insigne Diego Zaforteza y Musoles, y encargue que lo actualicen como corresponde. Los nombres de las calles sufren continuos cambios pero no deben ser realizados desde la más absoluta ignorancia por aplicar resoluciones que ponen de manifiesto la incultura de quien o quienes las promueven.

La que han liado ustedes con suprimir la calle de Toledo por ser su Alcázar un símbolo franquista. Ustedes no tienen cura, y de verdad háganselo mirar. Toda la ciudad de Toledo tiene la condición de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, ¡TODA!. Podríamos entender que se hubiera podido sustituir el nombre de la calle si hubiera sido la de “Alcázar de Toledo”, pero tampoco, porque solo una mente calenturienta y muy partidista puede relacionarla con un episodio de nuestra fatídica Guerra Civil sin contar con que en el siglo III ya era considerado como palacio para los romanos y que más tarde, durante la dominación árabe, fue utilizada como fortaleza. De ahí su nombre “Al Qasar”.

Mire usted señor Alcalde, yo comprendo que en su equipo de gobierno se puede tener muy presente aquella obra de teatro del insigne Pedro Calderón de la Barca (¿también sería franquista?) “Casa con dos puertas, mala es de guardar”, pero es que usted tiene tres y la cosa se complica.

Permítame que como ciudadano de Palma le dé una idea de como invertir mejor los 40.000 euros que se van a gastar en esos cambios de placas. Destínelos para mejorar algunas de las aceras de la ciudad como bien pudiera ser la calle de Manacor. De verdad que lo vamos a agradecer. Dejen de jugar con la Historia y respétenla, porque al fin y al cabo, la Historia es solo eso: Historia.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: