Adrián Castaño se queda a las puertas de la final paralímpica

No pudo ser. El piragüista mallorquín Adrián Castaño entró cuarto en la semifinal y no se pudo clasificar para la final de los Juegos Paralímpicos de Tokio’20 en la categoría KL1 200, a pesar de que consiguió su mejor tiempo de la temporada (54.547) con el viento en contra, unas condiciones que no le son propicias dada su discapacidad. En la final B de consolación, el palista del Real Club Náutico de Palma (RCNP) obtuvo la tercera plaza después de una mala salida, cerrando su histórica participación en unos Paralímpicos, la primera del piragüismo balear, en la undécima posición.

La victoria fue para el húngaro Peter Kiss, con un tiempo de 45:447, seguido del brasileño Luis Carlos Cardoso da Silva (plata) y el francés Remy Boulle (bronce).

Castaño expresó sus sentimientos positivos minutos después de terminar la competición, con el siguiente mensaje en su perfil de Facebook: “Sueño cumplido. Se acabó mi participación en los Juegos Paralímpicos. Muy contento con la competición realizada. Ahora toca seguir trabajando, que esto solo acaba de empezar”. 

Su entrenador, Ismael Uali, se mostró igualmente feliz por el hecho de que Adrián haya llegado a la regata más importante de su carrera en las mejores condiciones: “Esta es la mentalidad que buscábamos y que necesita para París’24”.

Adrián Castaño padece una artrogriposis múltiple congénita que afecta a las articulaciones de sus extremidades. Desde que nació ha sido sometido a 20 operaciones. La práctica del deporte se reveló, primero, como la mejor terapia para su enfermedad, pero al poco de empezar a remar en el RCNP se vio claro que además tenía capacidades para competir al más alto nivel dentro de las categorías de paracanoe, donde ha obtenido importante resultados nacionales e internacionales.

Su clasificación para Tokio’20, obtenida el pasado mes de mayo en los mundiales de Szeged (Hugría), supuso un hito para el piragüismo balear, que nunca había estado representado en unos Juegos Paralímpicos, y también para el RCNP, que obtuvo así el mayor éxito de sus secciones de deporte inclusivo. “El RCNP apostó por la piragua adaptada cuando nadie lo hacía y todos estos años se ha volcado conmigo para que pudiera cumplir mis objetivos”, aseguró Adrián Castaño en un acto de homenaje que le organizó su club el 19 de mayo.

Previous post Llucmajor ya cuenta con un veterinario municipal
Next post La Policía Nacional detiene a un varón como presunto autor de dos robos con fuerza en locales de Mahón

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: