Alaior recibirá la propiedad del antiguo polvorín y propiedades militares del Barranc d’en Rellotge

El Ayuntamiento de Alaior accederá próximamente a la propiedad de las antiguas dependencias militares que se ubicaron en el Barranc d’en Rellotge, próximo a las canteras de Santa Ponça. Tanto el camino como las viejas instalaciones y la totalidad de este patrimonio pasarán al inventario de bienes municipales en virtud de un acuerdo entre el Ministerio de Defensa y el Ayuntamiento.

El traspaso de la propiedad se producirá como consecuencia de las gestiones realizadas por la alcaldesa, Misericordia Sugrañes, y dará fin a una antigua reivindicación retomada y relanzada en los últimos años por el actual equipo de gobierno, con el propósito de dar una utilidad a las viejas instalaciones militares que quedaron desafectadas en el año 2.000. La cesión se alcanza en las mejores condiciones posibles, es decir, a título de gratuidad.

El acuerdo ya es firme y se adoptó en un último pleno del Consejo Rector del Instituto
de la Vivienda y Equipamiento de la Defensa (INVIED OA). De hecho, el Área de Patrimonio de la Delegación de la Defensa ha propuesto ya un primer borrador de convenio que ya han empezado a estudiar los servicios jurídicos del Consistorio. Por lo tanto, el camino de acceso al Barranc d’en Rellotge pasará a la red local y rural de caminos de Alaior, y los antiguos edificios que forman el polvorín pasarán a ser municipales.

INVIED ha hecho ya una propuesta de la cesión gratuita a título de dueño en favor del Ayuntamiento de la propiedad, en la que estimaba una superficie superior a 55.000 metros cuadrados. El traspaso de titularidad se realizará mediante la firma de un convenio entre la alcaldesa Misericordia Sugrañes y el Director Gerente del INVIED OA, Atilano Lozano Muñoz.

La cesión de los diferentes títulos de propiedad se hace a gratuidad y al efecto del mantenimiento, conservación y custodia de las fincas registrales objeto de la cesión. Está igualmente previsto que tras la firma se haga la anotación registral en un plazo máximo de tres meses toda vez que el convenio quede firmado por el Secretario de Estado de Defensa, como último y definitivo trámite que otorgará eficacia y validez al documento.

El conjunto del viejo polvorín militar empezó a construirse durante la Guerra Civil y concluyó en 1944. En la actualidad presenta un grave deterioro acumulado por la falta de uso a lo largo de los años en que dejó de tener utilidad para fines de Defensa.

El Ayuntamiento considerará las propiedades de uso futuro, si bien hay que recordarque la propuesta que con mayor insistencia se ha barajado durante años apuntaba a la construcción de un albergue juvenil.

El polvorín está situado en un camino próximo al núcleo urbano, que conecta las carreteras de Son Bou con la carretera general en un
punto próximo a Es Plans d’Alaior.

Compártelo con tus amigos