Algunos de los mejores solistas del momento cierran la breve temporada de Ibermúsica

Algunos de los mejores solistas del momento cierran la breve temporada de Ibermúsica

Breve, aunque brillante, está siendo la ultima temporada de Ibermúsica en el Auditorio Nacional de Música de Madrid. La que se presentó como gran celebración de los 50 años de la compañía con una programación magnífica que abarcaba de 2019 a 2021 quedó quebrada por culpa del maldito virus que no perdonó a nadie y obligó a cancelar los estupendos conciertos en marzo de 2020 con el confinamiento general y a no poderlos reanudar, pese a las buenas intenciones, a finales de ese nefasto año. Una escasa temporada de primavera con apenas cuatro conciertos ha permitido mantener vivo el impulso de Ibermúsica y satisfacer mínimamente a sus seguidores.

Aunque han sido pocos, han sido algunos de los mejores. Retomó la temporada de primavera el gran pianista ruso Evgeny Kissin el 15 de marzo, un viejo conocido de España e Ibermúsica que debutó en España en 1988 con tan solo 16 años de la mano de Ibermúsica y desde entonces ha ofrecido numerosos recitales para el recuerdo en nuestro país. En esta ocasión, además de interpretar tres composiciones de Chopin, uno de sus autores más admirados, ofreció obras de Berg, Gershwin y el estreno europeo de las Cinco piezas para piano op.2 del ruso Tikhon Jrennikov. Su éxito fue, una vez más, enorme, acogido por un público que ansiaba escucharle y celebrar el regreso de Ibermúsica a los escenarios. Kissin lo agradeció con cuatro bises.

La primera y única hasta ahora orquesta de esta breve temporada llegó el 21 de abril, de la mano del director griego Teodor Currentzis y musicaEterna una orquesta singular creada en la ciudad rusa de Perm, en los Urales, por el propio director. La orquesta está formada por jóvenes músicos de excepcional calidad. Igualmente el rectal fue un éxito porque además de su calidad contaba con el atractivo de dos de las grandes obras de la música clásica, las sinfonías 40 y 41 del genial Mozart, uno de los compositores más queridos e interpretados por el director greco-ruso que ya ha registrado varias óperas del compositor austriaco, así como su Réquiem, precisamente, junto a musicAeterna. Cada concierto de estos músicos constituye una inmersión a lo desconocido a partir de clásicos de todos los tiempos.

El tercero de los conciertos de este año tuvo como protagonistas a tres de los mejores solistas del momento, el violinista y director de la Academy of Saint Martin in the Fields, Joshua Bell (que regresa a Ibermúsica tras 8 años), el violonchelista Steven Isserlis y el pianista Alessio Bax que sustituyó a última hora al previsto Evgeny Kissin, tres músicos excepcionales cuya unión en trío tiene como fin poner luz y buena música a la situación que vivimos. Interpretaron un programa que incluía sonatas para cada uno de los instrumentos de cuerda con piano, la K. 454 de Mozart para violín y la op. 40 de Shostakovich para violonchelo y cerrar con el romántico Trío para violín, violonchelo y piano, núm. 1 en Re menor, Op. 49, de Félix Mendelssohn.

Ravel, Schubert y Berstein
Una rara combinación cierra este breve ciclo primaveral de Ibermúsica de la mano –de las cuatro manos habría que decir– de las hermanas Katia y Marielle Labèque que unirán obras de Ravel (Ma Mère l’Oye en versión original para dos pianos) y Schubert (Fantasía para piano a 4 manos en Fa menor, D. 940) con algunas de las piezas más conocidas de la ya también Inmortal West Side Story: Something’s Coming, Jet Song, One hand, one Heart, I Feel Pretty, Tonight, Maria y America.

Las pianistas Marielle y Katia Labèque reinterpretan West Side Story en un arreglo para pianos especialmente producido por Irwin Kostal, orquestador de la obra original. Esta versión, avalada por el propio Leonard Bernstein, rinde homenaje a la comedia musical y la cultura popular sustituyendo los movimientos y colores de la música latina por los íntimos y sutiles de la música de cámara. A falta de lirismo, las voces despliegan nuevas frases de insospechada autenticidad.

Ibermúsica fue fundada por Alfonso Aijón en 1970, quien se propuso traer a España las mejores agrupaciones sinfónicas del mundo.Desde entonces Ibermúsica, ha evolucionado en concordancia con los tiempos conservando la calidad artística, el rigor y la pasión por el arte y la música. La institución ha trabajado durante cerca de 50 años y la relación de artistas que han debutado en España de la mano de Ibermúsica es dilatadísima, gracias a la profesionalidad que ha sido consigna de esta casa. Asimismo, gracias a Ibermúsica se han estrenado en España numerosas obras de compositores tan relevantes como Stravinsky o Shostakovich.

De la mano de Llorenç Caballero, actual Director General de la compañía, Ibermúsica sigue apostando por traer a nuestro país la mejor música con los mejores directores, solistas y orquestas del mundo en Madrid.

Protocolo de seguridad
Como viene siendo habitual desde que se reabrieron las salas de concierto, Ibermúsica cumple con la normativa establecida por las autoridades sanitarias y contemplan todas aquellas medidas necesarias para garantizar la seguridad, tanto del público asistente como de los artistas y trabajadores del ciclo: Aforo limitado (según la legislación vigente); Espacio de seguridad entre los asientos de diferentes compradores; Uso obligatorio de mascarilla durante todo el concierto; Entrada y salida escalonada para mantener las distancias; Dispensadores de gel hidroalcohólico en los accesos; Conciertos sin descanso ni pausas; Programa de mano electrónico.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: