Carta a los Reyes Magos de Papá Noël

Hola “compis”. ¿Qué tal vuestro caminar por esos mundos de Oriente? A mí las cosas no me van del todo mal si no fuera por aquello de entrar y salir a través de tantas chimeneas en una sola noche. Y qué os voy a decir que vosotros no sepáis aunque solo sea por aquello de que según vuestra propia leyenda sois magos, la edad ya no da para tanto, y encima con estas casas modernas en las que las chimeneas son tan estrechas que me veo en la obligación desde hoy mismo de achicar michelines y prescindir de algunos kilos que sí dan el pego pero no son nada prácticos.

Mis elfos son vuestros pajes y mis renos los camellos; en algo nos vamos pareciendo aunque se trate de animales diferentes. Mi trineo vuela, vuestro caminar se mece en la parsimonia y la tranquilidad de los rumiantes. Por cierto ¿ya tenéis el seguro en condiciones y pasada la ITV de rigor? Estaría bueno que os decomisaran los camellos por no tener en regla ni lo uno ni lo otro, y mirad que en esto está muy puesta la autoridad del achuche y tente tieso.

Cuando vosotros iniciáis vuestro camino, yo ya estoy de regreso a mi hogar con la satisfacción del deber cumplido. Algún error también lo tengo, como dejarle a un niño una muñeca y a una niña un bazoka y un casco de marine adiestrado, ¿o no ha sido un error y fue lo que pidieron? Bueno no sé, en cualquier caso reconozco mi equivocación por si un casual.

El año pasado llevé en mi saco un montón de ilusiones y esperanzas, pero este año el que más manda en este mundo y en el otro, me ha dicho que ese tema os corresponde a vosotros, así que poneros las pilas y al ataque. Una cosa sí me gustaría deciros… No insistáis tanto en aquello de “paz a los hombres de buena voluntad”. ¡Qué caray! Paz para todos los hombres y mujeres de este mundo. No apartemos de nuestros deseos a quienes por alguna razón no están en las listas de gentes de buena voluntad, antes bien mezclémoslos a ver si se les pega algo, ¿no os parece?

Y ya que sois magos, os voy a dejar mi bota vieja y cansada con una petición: que me dejéis un turbo de bajo consumo para ponérselo a mis trineos; mis renos se han afiliado al sindicato de renos voladores y me han amenazado con una huelga para el día 24 de diciembre del próximo año si no les resuelvo la papeleta.

Bueno, y a ver si arregláis de una vez el “chicharrón” ese que tenéis por vuestras tierras de Oriente, porque ¡válgame vuestro Dios!, no está bien que con una mano deis juguetes a niños de todo el mundo y con la otra ni siquiera defendáis lo que verdaderamente importa como es la auténtica paz. Yo sé que si por vosotros fuera se habrían acabado las guerras y los problemas entre las gentes de vuestra tierra, pero me da la impresión de que quien tiene que poner remedio anda haciéndose el “orejimocho” y no os ayuda mucho.

De todas maneras vamos a ver si os echo una mano y acabamos entre todos con tanta ignominia sin sentido y atroz comportamiento.

De vuestro “compi” volador.

PAPÁ NÖEL

Previous post El Ayuntamiento de Palma recupera el espacio de s’Escorxador
Next post En estos momentos hay 50 incendios forestales en la región en los siguientes concejos:

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: