El Ayuntamiento de Marratxí inicia la campaña de control sanitario a las matanzas para detectar la triquinosis

Organizada por el área de Salud y Consumo, se llevará a cabo hasta el 31 de marzo de 2019

 

El Ayuntamiento, a través del Área de Salud y Consumo, lleva a cabo entre el 1 de noviembre y el 31 de marzo de 2019 una campaña de control sanitario de cerdos que se destinan al consumo privado dentro del término municipal. El objetivo es informar a los propietarios de cerdos que serán sacrificados para consumo privado de la obligatoriedad de llevar a a cabo un análisis de detección de la triquinosis.

La triquinosis es una enfermedad causada por la triquina, que se puede transmitir a los humanos a partir de alimentos procedentes de cerdos que contienen este parásito.

Así, las personas que lleven a cabo el sacrificio de animales de la especie porcina para destinarlos al consumo privado están obligadas a hacer el análisis de la Trichinella, para la detección de triquinas en la carne, según establece específicamente un decreto de la Consejería de Salud y Consumo. En este sentido, se deben poner en contacto con el área de Salud y Consumo (en el teléfono 971 79 46 43) del Ayuntamiento, que los derivará a uno de los 12 veterinarios que colaboran en la campaña.

El veterinario recogerá directamente del cerdo sacrificado la muestra a analizar en el lugar donde se lleva a cabo la matanza o la recibirá de los propietarios en la forma, tiempo y lugar que el profesional establezca. En todo caso, el veterinario identificará la muestra, y hará el análisis correspondiente en el plazo de dos días hábiles a partir del sacrificio del animal.

Una vez conocidos los resultados del análisis, el veterinario los comunicará al propietario, así como las medidas a tomar. En el caso de resultado negativo de la muestra, el veterinario se encargará de destruir los restos, mientras que si es positivo deberá comunicarlo al Servicio Veterinario Oficial (SVO), el cual inmovilizará y destruirá la carne y los derivados de la misma muestra.

El área de Salud y Consumo del Ayuntamiento aprovecha la campaña para recordar que, según la legalidad vigente, es obligatorio aturdir (producir un estado de inconsciencia) los cerdos antes de sacrificarlos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.