El dinero no te da la razón, ni la educación que tus padres debieron darte antes de salir de casa

El pasado 9 de agosto, con mi familia, estuvimos comiendo en una zona de Palma pija muy pija; donde la última vez que estuve vi 2 Ferraris.

Hoy cuando buscaba aparcamiento, vi aparcado un precioso Porsche azul matrícula alemana.

Pues bien; es una zona donde aparcar como os podéis imaginar es muy difícil, por no decir que imposible, por eso siempre te encuentras al típico gorrilla para que aparques en el último rincón que vea, él es tipo de raza negra, muy fuerte pero no muy excesivamente alto, proviene de Ghana, habla regular el castellano, lo justito para defenderse en «su trabajo», pero su inglés era perfecto.

Pues bien, el tipo me busca de forma muy efusiva donde aparcar, en un punto pegado a otro coche muy justo detrás y le digo que no me convence, que estoy pisando líneas de la mediana y que me lo pueden denunciar, me dice que no me preocupe que lleva tiempo allí y aparcan otros coches de esa manera y no hay problema, pero que si estoy en el restaurante y viene la policía él me avisa, le digo que se lo agradezco, pero que no hace falta, al fin y al cabo el coche es mío y yo decido donde aparcarlo.

De repente me dice que aparque allí mejor (señando cerca del Porsche azul), sale con su bici súper rápido para «guardarme el sitio» del que acaba de salir otro coche. Aparco perfectamente en zona válida y cuando me bajo me dice, ¿tienes un refresco amigo? (hacía 35 grados mínimo), le contesto que no, pero que le daré dinero para que se lo compre, no tenía suelto. En eso que me voy al restaurante (donde mi pareja me esperaba con mi hijo), cojo 2 euros y me voy en busca del tipo, cuando vuelvo me encuentro que una tipa vestida de rosa lo más parecida a un estilo semejante a Britney Spears, le estaba gritándo en tono desafiante casi echándose encima de él, diciéndole que no le dará nada, que no es zona de aparcamiento privado, la tía le agarra de los brazos, le insulta, acordándose de su madre totalmente cabreada, mientras el conductor del coche también le grita. A este último se le va la cabeza, le da un ataque de ira, saliendo del coche como para pegarle al gorrilla para defender a su chica, en una actitud totalmente chulesca, los 2 a saco contra él pobre negro.

Yo al ver esta situación, les digo a todos que se calmen, que él se gana la vida con esto, y al gorrilla que se venga conmigo para otro lado y parece que funciona. El conductor se mete en el coche y la tía de repente se vuelve a dar la vuelta en busca del gorrillas, increpándolo de nuevo, el espectáculo que estaba montando era alucinante con bastante gente observando el panorama desde las terrazas de otro restaurante.

No se que habrá pasado realmente para que le increpansen de esa manera, pero el dinero (supongo que con ese coche no andarán muy pillados a final de mes) no es útil para combatir el racismo, tener un poco de educación y compresión por la gente, que no hace nada malo.

Me ha dado mucha pena la cara que tenía después mi amigo el gorrilla.

PD: El gorrillas se montó en su bici y los alemanes en el espectacular porsche azul. Pero todos los allí presentes vimos quien de las partes era verdaderamente rica.

Autor: @calAxdr

Previous post Negarse a la segunda prueba de alcoholemia constituye delito contra la seguridad vial
Next post El mercado ‘Viu l’artesania’ en el puerto de Eivissa incorpora nuevos artesanos

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: