EL ENANITO AZUL

Mi querida Princesa.

Hace frío fuera de tu habitación y aunque me enloquece caminar a escondidas por entre los pliegues de la noche, hoy más que nunca he deseado sumergirme en el calor dulce y misericordioso que propagan las sábanas de tu lecho.

Soy un enanito que vive en ti desde aquel pórtico del otoño de hace ya poco más de una década, y cada segundo de mi vida lo dedico a poseer tus pensamientos y a velar tus sueños.

Soy un diminuto personaje que se hace tuyo porque tuya quiere ser la esencia de su vida. Camino con cautela por entre tu cabello negro como el fin de la noche previo a un amanecer sobre nuestra marina, y otras como un preámbulo sin intensidad de un anochecer sobre las nubes y el cielo. Me gusta protegerlo cuando el viento lo acaricia y me refugio en tus párpados cuando los aprietas para proteger de ataques impertinentes tus espectaculares ojos. A veces me deslizo muy despacio hasta la comisura de tus labios, y pasando suavemente sobre ellos, los amo con la misma intensidad de la pasión y el sentimiento.

Cuando ríes me pego a tus dientes y lamento no ser un enanito forzudo para situarme entre ellos y evitar que nunca puedan cerrar el paso a tu sonrisa.

Soy feliz cuando tu lo eres, y muy desgraciado cuando estás triste. Seguramente porque la tristeza es la antesala del llanto.

Ayer la Luna se escondió deprisa y en mi carroza de estrellas navegué veloz en su búsqueda para reñirla. Sentía vergüenza porque no fue capaz de hacerte bella la noche, de envolverte en nubes de algodón y arrullarte como la mujer mimosa que eres. Le dije que su silencio de amor era culpable de alta traición porque no se puede engañar a quien se entrega en paz y sosiego al respeto sereno de la noche. Y la pronostiqué un castigo eterno; a existir sin ser vista durante el día, y a pasar desapercibida al anochecer cuando tu mirada nuble el firmamento.

Mi amor, ahora bostezo y me muero de sueño. Ha llegado mi hora… duermo cuando tu vives despierta. Volveré más tarde para ser el centinela de tus sueños, para ser el vigía de los latidos de tu corazón, para sentir tu respiración acompasada y tranquila.

Volveré con la noche… ahora duermo.  ¡Buenos días mi amor! Sé feliz, te quiero mucho.

En el pórtico de la Navidad del Año del Señor de 2021

Previous post La Guardia Civil de Albacete investiga al conductor de un vehículo articulado por un delito contra la seguridad vial
Next post Un venezolano maniató y amordazó a una mujer de edad avanzada y a su cuidadora en el domicilio de Palma

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: