El GOB y Miquel Camps, profetas de calamidades

Miquel Camps, el hombre orquesta del GOB, ha iniciado una gira por Menorca para concienciar sobre los efectos de la masificación y adoctrinarnos en las medidas que se deberían tomar para frenarla.

Según el OBSAM, hemos tenido en los meses más fuertes del verano unas 20.000 personas diarias menos con respecto a los años previos a la pandemia. Sin embargo, a pesar de dicha cifra, compartimos que ha habido una sensación de mayor saturación, es decir, con menos gente en la Isla hemos notado una mayor “masificación”.

Parecía que con la aplicación de las recetas del GOB (aparcamientos infradimensionados, accesos restringidos en algunas playas, carreteras estrechas, etc.) el problema de saturación se habría resuelto. Eso nos decían y nos siguen diciendo. Pero la realidad es que, habiendo menos gente, ha habido más sensación de colapso.

¿Por qué si ha venido menos gente hemos tenido la sensación que había más? La respuesta es muy sencilla, las recetas de Miquel Camps, que con entusiasmo han aplicado los gobiernos de izquierdas, han fracasado. No son las correctas. Lejos de desmasificar, lo que han hecho es congestionar aun más. Han creado más problemas de los que querían resolver.

¿De qué ha servido hacer aparcamientos minúsculos en las playas? ¿De qué ha servido cerrar al tránsito rodado en Macarella y Favaritx? ¿Hay menos saturación gracias a eso? El cierre de Macarella ha saturado los aparcamientos de Cala Galdana y ha provocado que las playas de Calan Turqueta y Son Saura se cierren a primera hora de la mañana, intensificando la sensación de que sobra gente. Además, esta dificultad de acceso a dichas playas ha propiciado el aumento del alquiler de embarcaciones de recreo, lo que también ha generado sensación de agobio en el mar. Es evidente que estas medidas han provocado todo lo contrario de lo que pretendían inicialmente.

Cuando se habla de masificación en Menorca, en una isla en la que en el momento álgido del verano puede haber como mucho 200.000 personas, siempre me viene a la cabeza Malta, un estado con un territorio que es la mitad de Menorca y con una población residente, sin contar los turistas, del orden de unas 500.000 personas aproximadamente. Estaría bien que el “hombre todo” del GOB viajara a Malta para saber cómo lo hacen allí para vencer esta idea de la saturación.

En cualquier caso, es evidente que todas las medidas para restringir el acceso a las playas han sido un error que lejos de amortiguar el problema lo han aumentado. A pesar de eso, Miquel Camps, lejos de rectificar, sigue erre que erre con sus ideas fracasadas y propone restringir y prohibir aún más si cabe.

En VOX Menorca entendemos que más que saturación lo que realmente existe es una falta evidente de gestión por parte de los responsables políticos. Han faltado ideas para evitar el colapso en playas como Calan Turqueta o en las puestas de sol en el Faro de Punta Nati. Desde el Consell Insular de Menorca no se ha hecho nada por promocionar otras playas o, por ejemplo, implementar otras medidas de redistribución de la gente. Menorca tiene muchas playas sin acceso terrestre y, por ejemplo, si se abrieran los caminos de las mismas se podrían descongestionar las que ahora están abiertas.

La verdad es que cuando había el aparcamiento irregular de Macarella, con 400 coches diarios, la sensación de saturación era menor que ahora. Cala Galdana no tenía sus aparcamientos llenos a primera hora de la mañana y no había tanta presión por ir a Son Saura y Calan Turqueta. Ha sido aplicar las medidas de Miquel Camps y los problemas han aumentado.

La única idea que podemos compartir con Miquel Camps es que no hay ningún tipo de control para reducir el alquiler vacacional ilegal. Es un reproche en toda regla al Consell Insular, que lleva lustros haciendo dejación de funciones en esta cuestión. Se hacen normativas para después no mover ni un dedo para garantizar su cumplimiento. Pero tranquilos, que el GOB lo ha dicho con la boca pequeña, no llegará la sangre al río, pues les darán unos miles de euros en otra subvención y calladitos unos meses más.

Los debates sobre la masificación y el modelo turístico de Menorca son falsos y sólo interesan a los partidos políticos de izquierdas, para seguir con su política minimalista de restringir y prohibir. En el fondo no quieren turismo y ponen todas las trabas posibles para que quien nos visita tenga la sensación que sobra.

Este tipo de discurso es sectario y egoísta porque afecta a miles de menorquines que viven directa o indirectamente del sector turístico, mientras que muchos de los miembros del GOB viven a costa de todos los contribuyentes (incluidos los que trabajan en turismo) porque o bien son funcionarios o, por el contrario, reciben subvenciones muy generosas por parte del equipo de gobierno del Consell Insular de Menorca.

¿Se han preguntado Vdes. alguna vez por qué la opinión del GOB es tan importante para el equipo de gobierno del Consell Insular de Menorca y para la sociedad en general? ¿Qué autoridad moral tienen sobre los demás y por qué?

Autor: Antoni Camps Casasnovas

Previous post SATSE denuncia la deshumanización en la gestión de Son Espases
Next post VOLCÁN DE LA PALMA. PRESENTE Y FUTURO DE SUS ISLEÑOS

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: