EL USO DE LA RAZON O MORIR EN EL INTENTO

EL USO DE LA RAZON O MORIR EN EL INTENTO

Pues a eso estaban abocados los pequeños agricultores antes de que la Presidenta Armengol ordenara publicar en el BOIB y posteriormente en el BOE la Ley 3/2019 de 31 de enero, agraria de las Illes Balears por la que se pone de manifiesto una norma que regule esta actividad.

El primer párrafo de la exposición de motivos, y con él se abre el compendio de 199 artículos, cuatro disposiciones transitorias y una derogatoria, dice así textualmente: “La actividad agraria es estratégica para la sociedad y la economía de las Illes Balears desde la perspectiva social, ambiental y económica. Su finalidad primordial es la producción de alimentos y el objetivo de toda ley agraria debe consistir en poner las condiciones que la posibiliten”. Y cinco párrafos después sigue argumentando sus motivos: “Por tanto, partiendo de la visión de conjunto de la regulación autonómica, del diálogo entre las instituciones, y del respeto a la singularidad de la ordenación y los usos del suelo, se elabora esta ley para preservar el suelo rústico para la actividad agraria de la absorción de territorio por parte de actividades impropias que no contribuyen a mantenerlo”. Y más adelante puntualiza… “Se introducen nuevos objetivos que atienden aspectos prioritarios de la estructura del sector agrario de las Illes Balears; el fomento de las explotaciones familiares y diversificadas, como reconocimiento a su aportación s la mayoría de objetivos de la ley…”

Pues a partir de aquí se abrió un respiro que aporta sensatez a algunas lagunas que dejaba entrever la LUIB que regula la actividad urbanística.

La actual ley agraria no solo pone orden en una serie de condiciones basadas en la ley del suelo sobre el fundamento de lo urbanístico y por ello promueve y exige el fomento y el estímulo hacia la actividad agraria por cuanto entiende que deberá ser un eje estructural de la ordenación territorial y urbanística , en su consideración de herramienta fundamental para la preservación de los valores naturales y del paisaje de la Comunidad Autónoma.

Por su parte deja bien claro en su artículo 5 que define a la actividad agraria como “el conjunto de trabajos necesarios… para el mantenimiento del suelo, la vegetación y el ganado y la obtención de productos agrícolas, ganaderos o forestales y las materias primas secundarias de esos” y también define la “Actividad agraria de ocio y de autoconsumo como el conjunto “de trabajos realizado en suelo rústico con la finalidad de obtener productos agrarios destinados principalmente al consumo del titular, o para el mantenimiento del paisaje agrario exclusivamente como actividad de ocio. Tienen también esta consideración las actividades colectivas de auto consumo no lucrativas como los huertos sociales o comunitarios”.

Y en su definición como Explotación agraria preferente, aclara la exigencia de que en Mallorca y Menorca el terreno esté configurado sobre una base de 10 hectáreas continuas o 20 discontinuas, excepto en el caso de hortaliza de regadío, de fruta dulce de regadío, cítricos o vid, en los que se exigirán 2 hectáreas”

Pues de esta manera, los pequeños agricultores de nuestra Comunidad Autónoma tienen el arma suficiente para ejercer su actividad agraria preferente y de ocio y auto consumo.

Llegados a este punto ¿porque algún ayuntamiento de nuestra Isla se empecina en denunciar, amenazar y hacer oídos sordos a las diferentes peticiones que hacen estos pequeños agricultores? Algún alcalde podría acarrearle una demanda por prevaricación que es un delito consistente en que cualquier autoridad dicte una resolución injusta a sabiendas de que lo es así. Actuar con desprecio a las leyes, normas y principios es además inmoral.

¡Ah claro! Resulta que hay consistorios municipales que se han adherido a una tal Agencia de la Defensa del Territorio que depende del Consell de Mallorca, que por cierto no tiene competencias sobre la actividad agraria, según se refleja en la ley 8/1999 de 12 abril por la que sí se atribuyen competencias en la materia agrícola y ganadera a los Consells de Menorca, Ibiza y Formentera y deja fuera al de Mallorca.

¿Y esta Agencia que función tiene?, porque si lo pretende es defender todo el territorio de nuestra isla, hay que aplaudir la defensa auténtica de ese territorio, pero como se preguntan muchos lectores de un diario de nuestra tierra, ¿pueden defender las macro urbanizaciones millonarias que sí destrozan el paisaje y el suelo esquilmándolo sin ningún rubor? Será que no tienen competencias para hacerlo, pues ¡qué pena! porque esta agencia ataca a los pequeños que sí se acogen a los beneficios de una ley agraria por deseada muy esperada.

En alguna ocasión, han levantado expedientes sancionadores a quienes aún no les ha permitido el Ayuntamiento adherido a la tal Agencia la legalización de su situación, que por cierto ha vulnerado todos los plazos para responder a las diferentes alegaciones que ellos han presentado y resolviendo sobre sus intenciones y no atendiendo a lo planteado.

Deben saber que se nos comunica a tenor de lo dispuesto en las leyes 49/2003 de Arrendamientos Rústicos modificada por la 26/2005 y la nuestra 3/2019 de 31 de Enero, agraria de las Illes Balears, el agricultor tiene derecho a residir en la explotación, participar en los procedimientos de decisiones públicas y aprobación de normas relacionadas con la actividad agraria que puedan afectarle, cerrar los territorios de la explotación, Implementar instalaciones de energías renovables para auto consumo, ejecutar las infraestructuras y los equipamientos vinculados a la explotación, todo ello además de otros.

Hace unas semanas, cuando se dieron aquellos terribles vendavales, en una carretera de Mallorca un árbol ubicado en una parcela frente a un territorio agrícola de pequeños agricultores rompió una parte importante del arbolado que cayó a la carretera sin lamentar ningún percance ni accidente, pero algunos de esos pequeños agricultores, saltaron a retirar las ramas del árbol a los que se unieron varios conductores de vehículos que circulaban por esa carretera. Ni un inspector o inspectora de la Agencia ni funcionarios municipales acudieron al lugar de los hechos. ¿Y entonces que territorio defienden?

Son muchos los agradecimientos a la Consellería de Agricultura del Govern Balear a la vez que solicitan que se coordine una acción conjunta con el Consell de Mallorca, a lo que personalmente me adhiero.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: