EMAYA discrimina a los fijos discontinuos, dejándolos sin trabajo y contratando nuevo personal

La interrupción de actividad y demora en el inicio de actividad por llamamiento del trabajador fijo discontinuo.

En el año 2016, año de la última negociación colectiva, la empresa vino a entender que a partir de entonces y no antes se produciría un aumento extraordinario de la actividad, poniendo en práctica una política de contratación fraudulenta y haciendo uso de la modalidad contractual ¨eventual por circunstancias de la producción o acumulación de tareas¨. Tal aumento extraordinario de actividad llegaría a consolidar durante los años siguientes ( 2017, 2018, 2019, 2020 hasta el actual 2021), perdiendo tal carácter, la adquisición de condición de aumento permanente de actividad, pasando a ser una actividad normal y ordinaria en la empresa al objeto de la causalidad en la política de contratación laboral.

Los contratos laborales de fijos/indefinidos discontinuos que se han ido suscribiendo desde principios de 2020, en cumplimiento de las reiteradas sentencias dictadas por los Juzgados de lo Social que venían a reconocer sistemáticamente la condición de trabajadores fijos discontinuos (FDs) hasta en cincuenta y cinco ocasiones a fecha de hoy es una cifra que, es muy posible, alcance el centenar de trabajadores durante el año 2022.

Hechos y actuaciones de la empresa.

La empresa , en cumplimiento de las sentencias, ha venido formalizando contratos de trabajo bajo la modalidad de fijo discontinuo (mod. 300) con cada uno de los trabajadores adquirientes de esa condición, estableciendo y fijando en sus cláusulas la duración estimada de la actividad laboral del fijo discontinuo y como causa y circunstancia el de la necesidad del servicio según la carta de servicios de la empresa. Acto seguido la empresa a finales de marzo comunicó a los FDs el llamamiento para el inicio de actividad y fijar el periodo de ocupación desde 1 de abril hasta el 30 de septiembre de 2021 siendo el objeto del llamamiento el de sustitución por vacaciones del personal fijo de plantilla en aplicación del artº19 del Convenio Colectivo.

En el mes de febrero de este año 2021, la empresa manteniendo su asentada doctrina de ¨aumento extraordinario de la actividad ¨, en un más que constatado fraude de ley, procede a la contratación de trabajadores eventuales con inicio de relación laboral el 01.02.2021, dos meses antes del inicio de la actividad de los fijos discontinuos y como ¨causa o circunstancia que justificaba esa contratación ha sido la de un primer refuerzo para reforzar los servicios operativos que permitan tener una mayor capacidad de Limpieza/Recogida de acuerdo con la carta de servicios¨.

Durante el mes de agosto la empresa ha venido a notificar el fin de actividad de los fijos discontinuos a fecha 30 de setiembre de 2021.

A mediados de setiembre de 2021, mes en curso y con quince días de antelación, la empresa lanza una oferta de contratación de cuarenta y tres trabajadores por merma de plantilla fija para el periodo de invierno, prorrogando la actividad de los trabajadores eventuales que finalizaban su relación contractual el próximo día 5 de octubre y mediante contratos de interinidad por bajas, de acuerdo la carta de servicios y en atención al volumen de trabajo estacional.

Cuestiones que se plantean el Sindicato USTE

Con esta forma de proceder la empresa esta confundiendo el tipo de modalidad contractual a aplicar, suscribiendo y formalizando contratos fijos discontinuos tras sentencias con los trabajadores cuando en la práctica deberían de ser contratos fijos y periódicos a tiempo parcial, incurriendo nuevamente en fraude de ley en la contratación.

La redacción actual de los artículos 12.3 y 16.1 del Estatuto de Trabajadores es muy clara y hace una tajante diferenciación al distinguir claramente en el trabajo estacional, entre trabajos fijos y periódicos, que se repiten en fechas ciertas dentro del volumen normal de la actividad de la empresa, encuadrado en el ámbito del contrato a tiempo parcial y que la empresa viene a cubrir con fijos discontinuos, y los contratos que tengan el carácter de fijos discontinuos y no se repiten en fechas ciertas, y que la empresa continua cubriendo con contratos eventuales con una clara y evidente infracción del principio de causalidad en la contratación.

USTE considera que empresa y secciones sindicales deberían convenir que la contratación de trabajadores fijos discontinuos, se debería regir por una regulación del convenio colectivo actual, en régimen de ultraactividad, con sujeción a propias normas de conformidad con lo dispuesto en el artº 16 in fine del Real Decreto Legislativo 2/2015 de 23 de octubre, texto refundido del Estatuto de Trabajadores. Es obvio que la empresa no está por la labor de afrontar una negociación colectiva tan necesaria como urgente por la problemática actual y que se puede agravar en un futuro inminente.

El hecho de que la empresa rehuse con su negativa a esa necesaria regulación, la jurisprudencia viene a ser muy clara al concluir con respecto a este asunto que la remisión expresa, que hace esa norma del Estatuto de Trabajadores, a la negociación colectiva no queda circunscrita a un determinado tipo y que en caso de que el convenio no contuviera criterios de regulación (llamamiento, orden…), la remisión a la que se esta avocado debe entenderse referida a la utilización de cualquier instrumento negocial al objeto de evitar un vacío normativo del régimen jurídico del contrato fijo discontinuo en EMAYA y que la sección sindical de USTE hará uso sin la menor duda.

Consideran que la actual deslegalización convencional del fijo discontinuo, de ausencia de criterio legal que la empresa intentó corregir en su día mediante un irrisorio y vergonzoso reglamento, fecha de hoy impugnado y denunciado la sección sindical USTE.

Por todo lo que vienen a exponer en el presente escrito dirigido a la persona del Gerente de la empresa pública Emaya concluyen con lo siguiente :

La empresa viene a incurrir nuevamente en ilícito laboral y contractual en la formalización de contratos, atentatorio a derechos fundamentales como es el de tutela judicial.

La empresa viene a incurrir en una flagrante falta de ocupación efectiva del fijo discontinuo por llamamiento tardío e interrupción de la actividad ante tempus. Actitud contraria a su propia carta de servicios, siendo no conforme a derecho por incumplimiento contractual (cláusula segunda de los contratos de trabajo).

La empresa está causando daños y perjuicios al colectivo de cincuenta y cinco trabajadores fijos discontinuos de la empresa, cuya valoración ésta sección sindical ha hecho y seguirá haciendo en base a la duración y cuantificación del periodo de no ocupación (meses de interrupción) y del salario del trabajador con categoría básica de peón especialista.

Y por último la valoración de USTE, la empresa esta actuando en la adopción de medidas de represalia como consecuencia del ejercicio de acciones judiciales tendentes al reconocimiento de un derecho legítimo.

Previous post La Fundación Es Garrover gestionará el Punto Verde del municipio de Selva
Next post La COVID-19 y la crisis derivada de la pandemia son la mayor preocupación del 40% de los niños en España

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: