Baleares Deportes General Mallorca

Emma Stauber, un ejemplo de lucha

Emma Stauber es una de las jugadoras de la Rafa Nadal Academy by Movistar. A sus 15 años ha tenido varias lesiones graves, pero su pasión por el tenis y la ayuda de sus entrenadores le han ayudado a superarse a sí misma ante cualquier adversidad.

En marzo del 2018, Emma empezó a tener molestias en la muñeca y, una vez terminado el curso en junio, se marchó con sus compañeros y entrenadores de la Academia a jugar torneos fuera de España en el Summer Tour que cada verano realizan por grupos los diferentes jugadores. Durante la segunda semana de competición, Emma se resintió de la muñeca y viajó a Alemania para realizarse diferentes pruebas. A Emma le diagnosticaron una rotura del ligamento triangular de la muñeca derecha con un problema añadido en su antebrazo: fruto de una fractura anterior, el radio no le había crecido como se esperaba.

El 13 de julio Emma pasó por el quirófano para someterse a una operación en la que le arreglaron el ligamento triangular y le cortaron parte del hueso que no estaba creciendo bien para colocarle una placa que poco a poco le uniría los huesos correctamente. “La operación fue bastante complicada, tuvieron que romper el hueso 6 mm y separarlo para que ahora creciese adecuadamente y no volviese a tener el mismo problema que tuve con la primera fractura”, relata Emma.

A final de verano los médicos prohibieron a Emma jugar al tenis con su mano derecha durante un plazo de seis meses. “Es difícil no jugar, pero sé que todo estará bien, soy muy positiva y volveré más fuerte” afirmabaEmma volvió a la Rafa Nadal Academy by Movistar en septiembre para comenzar la rehabilitación. “Es un momento difícil, pero tengo que ser paciente”. El equipo de entrenadores, fisios, profesores y personal de la Academia le han apoyado en este complicado proceso centrándose en la formación tenística y humana fuera de las pistas.

Su mano derecha estaba impedida para jugar al tenis, pero ver a sus compañeros cada día en la pista le hicieron aumentar sus ganas y su determinación para poder entrenar. ¿Cuál fue su solución? Decidió probar a jugar al tenis con su mano izquierda.

Ahora Emma juega a diario una hora con la mano izquierda para no perder el contacto con la raqueta y el juego de pies en pista.  Con el talento que tiene y su esfuerzo de superación, se está convirtiendo en una auténtica maestra jugando con su mano “mala”. Tras ser capaz de ponerse al nivel de algunas de sus compañeras, y fruto de su incansable trabajo, Emma aspira incluso a empezar a jugar torneos con la zurda. “Estoy agradecida por todo el apoyo de mi familia y mis entrenadores y tengo muchas ganas de volver pronto a las pistas”.

Compártelo con tus amigos

Deja un comentario