«España no ha tenido el sentido de urgencia de Israel para vacunar rápido»

Tiempo de lectura:7 Minutos, 29 Segundos

La embajadora de Israel en España, Rodica Radian-Gordon, analiza la campaña de vacunación Covid.

El mundo asiste expectante a la evolución epidemiológica de Israel, cuyas tasas de vacunación superan, por mucho, a las de cualquier otro país. Cuatro de cada diez ciudadanos han recibido ya al menos una de las dosis necesarias para su inmunización, y hasta la fecha, asegura su embajadora en España, Rodica Radian-Gordon (Bucarest, Rumania, 1957), los resultados son más que satisfactorios. En una entrevista con Redacción Médica, la diplomática pone en valor la presteza del Gobierno israelí a la hora de poner en marcha la campaña de vacunación, una actitud que, dice, no ha percibido en la Unión Europea. Tampoco en España.

“La nación de las vacunas”, decía días atrás de Israel su primer ministro, Benjamín Netanyahu. ¿Cómo se ha logrado alcanzar tan alta tasa de vacunación?

Desde el 20 de diciembre, cuatro millones de personas han recibido ya al menos la primera dosis de la vacuna. El Gobierno israelí negoció con Pfizer, Moderna y Astrazeneca mucho antes de que supiéramos cuándo iban a estar listas sus vacunas y cuál sería la primera en salir. Al ser un país bastante pequeño, con nueve millones de personas, entendimos que no podíamos negociar mucho los precios, pero lo más importante era asegurar un número suficiente de dosis para la población. Cuando vimos que la de Pfizer iba a ser la primera en aprobarse, Israel hizo un rápido proceso de aprobación de la vacuna, igual que pasó luego con Moderna. Por otro lado, hay que tener en cuenta que Isarael tiene una infraestructura muy sólida, con un sistema de Salud basado en cuatro mutualidades nacionales, y que tiene un “ADN” acostumbrado a manejarse en situaciones de riesgo o impredecibles. Existe una campaña fuerte para vacunar a todos.

Ha subrayado el esfuerzo de Israel por agilizar la aprobación de vacunas. Este país dispone de una agencia nacional de medicamentos que lleva a cabo este proceso, algo que en Europa se realiza a nivel comunitario.

Sí. En Europa entiendo que es algo que pertenece a la Unión Europea, pero en Israel tenemos la autoridad nacional. Los procesos son más rápidos, porque no hay que esperar a que lo aprueben otros órganos.

Con esta potestad, ¿tiene previsto Israel comenzar a administrar las nuevas vacunas procedentes de China y Rusia? Me refiero, concretamente, a las de Sinovac y Sputnik V.

Por el momento no, que yo sepa. Nos quedamos con estas tres (Pfizer, Moderna y Astrazeneca). Israel se ha convertido en un campo de pruebas de la eficacia de las vacunas, y ahora que tenemos a tanta gente vacunada, están saliendo resultados preliminares muy interesantes que confirman esta eficacia. En nuestra mayor mutua, los contagios cayeron un 94% en el grupo de mayores de 60 años, con más de un millón de personas. Ahora, el 40% de los contagiados tienen entre 10 y 30 años; antes la mayoría eran de 50 o 60. Los efectos positivos de la vacunación se ven muy claramente.

Antes hacía referencia al precio de las vacunas contra el coronavirus. Algunas informaciones apuntan a que Israel habría llegado a pagar entre tres y cinco veces más que los países europeos. ¿Puede confirmar este dato? ¿Pagar más garantiza mayor agilidad en el proceso de vacunación?

No sé exactamente cuánto pagamos, me imagino que más que otros países. Pero también hay que tener en consideración el tamaño de la población. La Unión Europea tiene 400 millones de personas, y nosotros, nueve. Claro que tenemos que pagar más, pero eso no quiere decir que haya tenido influencia sobre la Unión Europea. Para Israel ha sido muy importante no quedarse atrás y que la vacuna nos llegara a tiempo. Por eso hemos negociado, como dije desde el principio, sin mirar si va a costar más o menos. Porque el precio no es lo importante, lo importante es recibir las vacunas y asegurar una cantidad bastante grande para todos. A propósito de esto, ahora ya estamos pensando en la siguiente etapa de vacunación, porque los certificados para la gente que ha sido vacunada duran seis meses y se entiende que después de medio año tendremos que vacunarnos de nuevo. El Gobierno ya está negociando para asegurar la tercera dosis que vamos a necesitar para vacunar, como se piensa, cada año hacia el otoño. Como con la gripe.

¿Cuál es el perfil de los sanitarios que están administrando vacunas en Israel? ¿Inmunizan también farmacéuticos, odontólogos o veterinarios?

No, solo los enfermeros que trabajan en nuestros hospitales o en las mutuas. Son los únicos agentes que las administran.

Según los cálculos de su Gobierno, ¿cuándo se alcanzará la inmunidad de grupo en Israel?

Estamos muy cerca. Esperamos que a finales de marzo, dentro de un mes. Teniendo en cuenta que hay mucha población joven que no va a ser vacunada, tenemos que llegar a más de cinco millones y medio de personas, más o menos, aparte de los 700.000 que ya han pasado la enfermedad.

Usted, que conoce España y sabe cómo se ha desarrollado aquí la pandemia, ¿qué opina de la campaña de vacunación que se ha seguido? ¿Qué impresiones tiene del sistema sanitario?

España es parte de la Unión Europea, y su situación es muy similar a la de los otros países. Tengo que decir, sinceramente, que estoy sorprendida. Cuando se inició el proceso, en Israel tuvimos sentido de urgencia para vacunar a gente muy rápidamente. Creo que en España no existe ese sentido de urgencia. Esperaba ver a más gente vacunada. Y lo que falta también, en mi opinión, es una campaña para animar a la gente a vacunarse. Eso es muy importante. En Israel, por ejemplo, gente que es considerada un modelo a seguir se la puso frente a las cámaras para animar a otros a hacerlo. En todos los programas de televisión o de radio se habla mucho de ese deber de la sociedad no solo por la salud personal, sino por la de toda la comunidad. Y eso me falta aquí.

Si bien es cierto que la campaña de vacunación ha abierto una ventana de esperanza, el Covid-19 ha golpeado duramente a Israel durante la pandemia. ¿Cuál diría que ha sido el peor momento que ha atravesado en cuanto a nivel de colapso sanitario?

Creo que ha sido este último mes. Porque a pesar de que la gente ya estaba vacunándose, tuvimos muchos casos de enfermos graves y de muertos. Llegamos a unas 45 muertes por día, que es muchísimo para un país tan pequeño desde el punto de vista de la población. Y parte de los hospitales y de las UCI estaban saturados. No llegamos al extremo de que los médicos tuviesen que decidir entre desconectar o no a alguien de un respirador, pero estábamos en el máximo posible. Y evidentemente, como pasó en otros países, incluido España, no se trataron casos que no eran de urgencia. Otra cosa que pasa en todos lados es que la población empieza a estar cansada de unas medidas muy duras, de un confinamiento muy largo. Nosotros hemos tenido tres. Estos últimos meses han sido difíciles, y estamos viendo también fenómenos que nunca antes habíamos visto, como jóvenes con dificultades mentales o emocionales. Además, todos conocemos gente que está en ERTE o sin trabajo. El efecto social ha sido muy severo en esta tercera ola.

¿Han generado problemas los grupos de negacionistas del coronavirus?

Ha habido personajes destacados, celebridades, que pertenecen a grupos de negacionistas. Pero la campaña de vacunación ha sido muy respetada. El movimiento negacionista no es tan grande, aunque se nota especialmente en redes sociales.

La Autoridad Nacional Palestina ha acusado a Israel de impedir el acceso de las primeras vacunas a la Franja de Gaza. ¿Es fundada esa denuncia? ¿No supone un riesgo para la propia Israel que poblaciones colindantes estén sin inmunizar?

Lo que pasó con la Autoridad Palestina no es como ellos lo han presentado. Trataron de transferir unas 2.000 vacunas a la Franja de Gaza, pero saben que, cuando hay que transferir algo, tienen que coordinarlo todo con Israel. No lo hicieron, y las autoridades israelíes dijeron que no se podía hacer de esa manera, sin tener todos los certificados. Quisiera enfatizar que la Autoridad Palestina es la única responsable de la salud de los palestinos,y que Israel ha contribuido dos veces donando vacunas. Por supuesto, no podemos pensar que Israel está aislada de los países y entidades políticas de su alrededor. Nuestro interés es que la población palestina esté vacunada lo más rápido posible. Y a pesar de que no estén todavía vacunados, sí que permitimos la entrada de una parte de los palestinos que trabajan en Israel, porque entendemos que es su vida y necesitan ganar dinero. Hay contacto constante con las autoridades palestinas, si ellos necesitan ayuda o apoyo nosotros tratamos de hacerlo. Lamento que otra vez se nos acuse de un modo unilateral y sin tener al cien por cien los hechos enfrente.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Acerca del autor

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: