Hijos de la marea…

Habitamos en una ola, distinta cada vez, aunque siempre sea agua de un mismo mar de humanidad.

Todos somos compañeros de viaje pero con diferentes olas que nos llevan a un mismo destino… la muerte.

Por eso los farsantes, brujos y religiosos son timados, a su vez, por quienes inventaron la estafa de ‘vender otra vida mejor’… cuando la ola muere.

La certeza de lo ignorado es una insuperable, única y peculiar verdad, una ola tan auténtica y tan alejada de mis pretensiones, que nunca supe quién era hasta que fui capaz de callar mis creencias no elegidas, inculcadas por quienes las repiten en sus rezos para disimular la vacuidad de sus almas… y entonces, hablaron mis razones, siempre más próximas a la sencilla ignorancia, esta es más honesta que la creencia, pues esta última se inventa para soportar emocionalmente lo que no tiene continente en la mente.

Cuidado con lo que crees, es tan importante, como una ola, llegar como saber alejarse, para así, volver… a encontrarse en la soledad de la incerteza.

Previous post Un turista se cae en un barco de excursiones y se hace un TCE
Next post Un fraude se salda con 23 detenidos en Europa, 3 de ellos en Mallorca

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: