Justicia es darle a cada uno lo que se merece…

Difícil cometido cuando nadie tiene la culpa de lo que la vida haya hecho de esa persona, la clave, está en las causas, no en la simplificación de elegir, desde nuestro propio sesgo perceptivo, un culpable en la matriz de acontecimientos e individuos que puedan inferir en un determinado acontecimiento.

Entonces, es mejor llegar a una conclusión lógica: La injusticia es el precio de la paz social en sus distintas formas, sea por una dictadura o sea por una ‘democracia’ de rodillas ante los poderes económicos que la manipulan a través de monopolizar los contenidos educativos, hábitos, modas, estilos, estereotipos y medios de comunicación para controlarlas.

La solidaridad a pie de calle es lo único que puede fortalecer la paz, ‘hacer el bien y no mirar a quien’ como modelo en tiempo real.

Porque, si no es así, es muy fácil llegar al juicio moral precipitado, sea hacia políticos, por ejemplo, por sus mentiras e hipocresía manifiesta o… por poner peros a la hora de ayudar al pobre diablo, delincuente común o matón callejero, nos llenamos la boca en los bares criticando o mal nombrando, para luego, en nuestros actos ser unos cobardes que nos lavamos las manos.

Para resolver los problemas la clave es prestar atención a éstos para entenderlos primero y luego poseer a través de ello la motivación para intentar resolverlos.

Esto, hoy en día, no pasa, la gente está dispersada y constantemente conectada a una red de entretenimiento, les es casi imposible concentrarse en algo importante el tiempo suficiente.

Los pocos que hemos despertado hacemos lo que podemos, tal vez, tengamos la fortuna de que una masa crítica lo suficientemente grande se solidarice a tiempo con el sufrimiento humano y no con todo ese turbador sistema de creencias religiosas, ideologías políticas o movimientos libertinos que no priorizan lo esencial… la humanidad.

Previous post El Ayuntamiento de Pollença abre un total de 55 expedientes sancionadores en materia medioambiental
Next post Mapfre ha anunciado que desestima la fusión entre su funeraria, Funespaña y Albia, filial de Santalucía

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Cómo te ayudo? Cuéntanos tu historia
A %d blogueros les gusta esto: